Miércoles, 10 de julio de 2013
Exposición hasta el 12 de enero de 2014

El fragor de Aníbal Barca en el Museo Arqueológico Regional de Madrid

Enviar por email

[Img #14548]El jaque de Aníbal a Roma tuvo especial significación en la conquista de la península Ibérica, cuando los cartagineses, necesitados de una base territorial acorde con sus necesidades, se enfrascan en una contienda en la que tanto Amilcar como su hijo Aníbal desempeñaron un papel preponderante. La exposición ‘Fragor Hannibalis. Anibal en Hispania’, abierta en el Museo Arqueológico Regional de Madrid, con sede en Alcalá de Henares, documenta a través de 300 piezas procedentes de museos españoles y extranjeros la vida de Aníbal y las huellas de la cultura cartaginesa en el territorio ibérico.

Obras procedentes de museos tunecinos, restos arqueológicos encontrados en los que fueron campos de batalla entre el ejército, formado por mercenarios, de Cartago y el romano comandado por Publio Cornelio Escipión, abren unidades temáticas centradas en la tarea de hacer de Hispania una prolongación de Cartago, antigua base fenicia en el norte africano (actual Túnez) que, a la caída de la metrópolis, se alza como heredera de una gran parte del comercio mediterráneo; y que al carecer de un fuerte enclave territorial, confía su poderío a un ejército que se nutría de unidades mercenarias, buena parte de ellas procedentes de Anatolia y alrededores. Y en Hispania con el apoyo de pueblos como los Ilergenses de Indíbil y Mandonio, que desde el principio estuvieron en la acción contra Roma en su intento de consolidar otro Cartago desde su base de la actual Cartagena: Cartago Nova, su capital ibérica.

En la exposición se muestran armas, escudos y vestimentas de los guerreros, y el rostro de Aníbal, cornado pomo un dios, en monedas, con objetos posteriores, bustos, tapices de un tiempo en que Roma y Cartago se enfrentaron por el dominio del Mediterráneo. Cartago, al fin, fue derrotado, y Roma unifica una Hispania hasta entonces poblada por numerosos pueblos que apenas si se conocían; con una lengua común, con vías de comunicaciones e intereses que tejieron una realidad social y política. La exposición, abierta en el Museo Arqueológico Regional de Madrid, con sede en Alcalá de Henares, informa de ello. Se mostrará hasta el 12 de enero de 2014.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress