Viernes, 19 de julio de 2013
Madrid

‘La Minotauromaquia’ de Picasso en la Fundación Juan March

[Img #14635]Es una exposición de gabinete sobre la obra gráfica y obsesiones de Pablo Picasso en la que ‘La Minotauromaquia’, acompañada por 15 estampas de la ‘Suite Vollard’ dedicadas a la figura del Minotauro, y una colección completa de la revista surrealista ‘Minotaure’, 1933-1939, con otras obras literarias, presentan una temática que nos llega a través de la ‘Metamorfosis’ de Ovidio, con el origen y las andanzas de un ser mítico, mitad hombre y mitad toro, fruto de la unión bestial entre Pasifae, mujer del rey Minos de Creta, y un toro. Minos, el cornudo, encerró al animal en el laberinto de Dédalo, leyenda que desde la Antigüedad Clásica ha alimentado múltiples narraciones literarias e inspirado a los artistas hasta el tiempo presente.

La figura del Minotauro aparece por primera vez en el discurso picassiano en un dibujo realizado en 1928, pero fue en la década de los 30 cuando se convierte en una figura recurrente de su iconografía; cuando la incorpora a la ‘Suite Vollard’ en 15 de sus grabados y también al ilustrar la ‘Metamorfosis’ de Ovidio y la ‘Lisistrata’ de Aristófanes por encargo del editor Albert Skira, que produjo la revista ‘Monotaure’. Y el mito se convierte en una obsesión, en un ‘laberinto’ propio, en el que se sintió enredado durante los azarosos años 30.

Pablo Picasso eligió la figura del Minotauro como su alter ego y recreó un viejo mito situándolo en la actualidad, en sus circunstancias personales, amores y desamores, en sus compromisos políticos, y en sus retos artísticos. Porque como escribió Brassaï, ‘a Picasso le gustaba el Minotauro por su lado humano, demasiado humano’; desde sus vivencias, desde su afición por los toros.

‘La Minotauromaquia’, pieza central de la exposición, perteneciente a los fondos de la Fundación Juan March, es una de las obras gráficas más significativas del siglo XX. Fué realizada por Pablo Picasso el 23 de febrero de 1935 en el taller de Roger Lacouriére, en París. La imagen presenta varias acciones simultáneas en un mismo espacio. Como figuras principales, una niña que porta una vela encendida y un ramo de flores y, en abierto contraste con ella, la enorme figura del Minotauro. Completan el cuadro una mujer vestida de torero con los senos descubiertos sobre una yegua herida; detrás de la joven, un hombre barbudo que huye por una escalera y, finalmente, dos mujeres que contemplan la escena desde una ventana en la que se han posado dos palomas.

Con esta obra central, los grabados de la ‘Suite Vollard’, revistas y libros, en esta pequeña y a la vez gran exposición -‘La Minotauromache (1935): Picasso en su laberinto’- abierta en la sede madrileña de la Fundación Juan March, hasta el 31 de agosto de 2013.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress