Martes, 26 de enero de 2010
Editado por el Museo Oteiza

Un libro recupera el proyecto inédito de Jorge Oteiza para el Edificio Beatriz de Madrid

Enviar por email
El Museo Oteiza recupera la memoria de un proyecto escultórico inédito proyectado por Jorge Oteiza para un espacio céntrico de Madrid, con la edición de la obra “Artrópodos y omatidios. El proyecto de Jorge Oteiza para el edificio Beatriz, una historia inconclusa”, escrito por el arquitecto Eduardo Delgado Orusco.

La publicación, patrocinada por Kutxa, relata la historia de este proyecto desde que, mediada la década de los 70, al filo de la conclusión de las obras del Edificio Beatriz, en el corazón del madrileño Barrio de Salamanca, el arquitecto Eleuterio Población convocó un concurso restringido entre escultores para resolver el esquinazo de las calles José Ortega y Gasset con Velázquez. El ganador del concurso fue el Jorge de Oteiza con una propuesta que más allá de su valor plástico, procuraba una interpretación particularmente lúcida del propio edificio. En efecto, la peculiar configuración del conjunto arquitectónico, derivada directamente de su sofisticada estructura constructiva -un núcleo central resistente y una fachada portante de piezas prefabricadas de hormigón armado- confería a la piel exterior, en palabras del propio escultor, una apariencia de “organismo celoso guardador de algo en su interior” que el mismo Oteiza identificó como razón de su propuesta.

La publicación profundiza ahora en los pormenores del proyecto, del que se conserva en la Fundación una serie de piezas, algunas en tiza y otras más definitivas en madera, junto con algunos fotomontajes que ilustran el proyecto, así como una serie de memorias que explican igualmente las intenciones y el trabajo de Oteiza. El autor de esta monografía es también el responsable de la reforma integral del inmueble lo que le indujo a investigar lo sucedido en torno al concurso y al desarrollo del proyecto. El espacio reservado para la escultura en la calle José Ortega y Gasset semiesquina con Velázquez, que hoy se ha transformado en un vacio urbano –una pequeña plaza- utilizado como lugar de encuentro y de juego por los usuarios del edificio y los vecinos del barrio, circunstancia que probablemente apreciaría el escultor en cuanto presencia de una ausencia.
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress