Viernes, 23 de agosto de 2013

La ciudad visigoda de Recópolis, en tierras de la Alcarria, se reabre al público

[Img #14936]Recópolis, la ciudad real fundada por Leovigildo en el siglo VI, no lejos de Toledo, en el término de la actual Zorita de los Canes (Guadalajara) se ha reabierto al público ofreciendo al visitante los servicios adecuados para el conocimiento de este real sitio que el monarca visigodo, para dar razón de su poderío, construyó con el nombre de su segundo hijo, Recaredo, cuando el primogénito era Hermenegildo. La Junta de Comunidades de Castilla-La Macha, la Diputación Provincial de Guadalajara y el consistorio de Zorita de los Canes han llegado a un acuerdo de gestión en este inmenso yacimiento arqueológico donde continúan las excavaciones y donde un grupo de estudiantes estadounidenses dirigidos por arqueólogos españoles colaboran en las tareas de investigación.

Recópolis es un testimonio de la política de Leovigildo, empeñado en constituir un reino peninsular. Juan de Biclaro escribió que ‘El rey Leovigildo, eliminados de todas partes los tiranos y vencidos los usurpadores de Hispania, buscando su propio descanso permanece con su pueblo y funda una ciudad en Celtiberia, en nombre de su hijo, a la que le llama Recópolis: dotando a tan admirable obra de una muralla y arrabales, establece privilegios para el pueblo de la nueva ciudad’. E Isidoro de Hispalis (conocido después como San Isidoro de Sevilla), al referirse al rey, dice: ‘Fundó, asimismo, una ciudad en Celtiberia, que llamó Recópolis en honor de su hijo’; una ciudad para mostrar su poderío porque Leovigildo nunca se consideró un rey de paso. Y las ruinas de esta ciudad, en la que se instaló una ceca para fabricar monedas, son el testimonio de su fortaleza y sus esplendores: palacio real e iglesia palatina con baptisterio; un real sitio al que se accedía por una puerta monumental.

Era un tiempo de decisiones políticas muy condicionadas por problemas familiares y cuestiones de fe, dado que la monarquía visigoda era defensora del arrianismo que tropezaba con la Trinidad nicena. Y eso avivó el desencuentro con su Hijo Hermenegildo, que para alejarlo de la Corte toledana le confía el gobierno de la Bética, donde, en Hispalis, renuncia del arrianismo, y el obispo Leandro lo bautiza siguiendo el creo niceno. Episodio que deriva hacia la sublevación de hijo contra padre, aquel se alía con los enemigos de éste, bizantinos y suevos, y todo acaba en guerra, en la que Hermenegildo pierde, es desterrado y finalmente asesinado en prisión. Cuando Recaredo sucede a su padre Leovigildo, con el que había cogobernado en la última etapa, trata de corregir los errores de su progenitor y finalmente, en aras a un entendimiento, apuesta por el credo niceno.

La ciudad de Recópolis ofrece un capítulo importante de la historia del siglo VI cuando el Reino Hispano Visigodo alcanzó los confines ibéricos en un territorio donde existen restos del paso de los invasores musulmanes, y fortalezas cristianas de una larga Reconquista, murallas, puentes, fortalezas y muy cerca, en Pastrana, el solar y palacio de los Príncipes de Éboli con sus historias y sus leyendas.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress