Martes, 24 de septiembre de 2013
Lisboa. Hasta el 24 de noviembre de 2013

Miquel Barceló presenta esculturas de barro cocido en el Museu Nacional do Azulejo

[Img #15221]Una colección de casi medio centenar de esculturas del proyecto ‘Terra Ignis’ realizada por Miquel Barceló entre 2009 y 2013 en su Mallorca natal, se muestra en Museo Nacional do Azulejo de la capital portuguesa, en el marco de la Mostra Espanha 2013; exposición comisariada por Marta Sierra con piezas monumentales que conviven con las del propio museo, emblema y referente internacional de la historia de la cerámica.

Miquel Barceló aclara que para él la cerámica es una forma de pintura. Su obra no es exactamente cerámica, sino barro cocido; y a veces el barro no está ni siquiera cocido, ni tampoco seco…’. La cerámica es lo que recubre los barros cocidos, el esmalte lustroso que no llevan mis obras’, unas piezas de gran fuerza y dimensiones que evocan las señales emocionales de la condición humana, reflejadas, entre otros, a través de los famosos capos, anfibios o ‘gerres’ de Barceló. En la muestra se puede ver la proyección de Paso Doble, un espectáculo conjunto de Miquel Barceló y el coreógrafo Josef Nadj, que el primero define como… un gran cuadro en el que ponemos nuestros cuerpos; es como una pintura original, originaria en el sentido primitivo.

Miquel Barceló (Felanitx, 1957) es uno de los artistas contemporáneos más significativos a escala internacional. Comenzó muy joven y en 1970, en París, descubre el ‘Art Brut’. A su regreso a Mallorca estudia en la Escuela de Artes y Oficios de Palma, y posteriormente en la Superior de Bellas Artes de San Jorge de Barcelona, y en 1976 celebró su primera exposición individual en el Museo de Palma de Mallorca donde presenta una serie de cajas con amalgamas de pinturas y materia en descomposición, época en la que colabora en la revista ‘Neon de suro’ del grupo ‘Taller Lunatic’. Se instala en Barcelona; participa en la exposición ‘Otras figuraciones’, celebrada por ‘la Caixa’ en Madrid, donde le descubre Rudi Fuchs que lo lleva a Documenta 7 de Kassel en 1982, y el nombre de Barceló empezó a tener sentido en la dinámica artística de final del siglo XX, sorprendiendo con una obra tan dinámica como racional que está en la onda del hombre en la tierra.

Y de tierra cocina, o sin cocer, trata la exposición de esculturas de barro presentada por Miquel Barceló en el Museo Nacional do Azulejo, de Lisboa, que se mostrará hasta el 24 de noviembre de 2013.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress