Martes, 26 de noviembre de 2013
Córdoba. Hasta el 8 de enero de 2014

Mariano Aguayo, con un `simbolismo’ recuperado, en la galería Carmen del Campo

Enviar por email

[Img #15961]Con esta muestra titulada ‘La Fiesta’, Mariano Aguayo vuelve al lenguaje de los años 60, a través de 29 obras, entre acuarelas y óleos, en las que este artista cordobés, pintor, escultor y escritor, plasma la fiesta de los toros. De entrada, un cuadro de gran formato, ‘Matadores, subalternos y picadores’, aparece en la galería Carmen del Campo como introito a la gran función donde los personajes no pueden ocultar lo que son; unos con sombrero, otros con los bordados en plata y los primeros con el capote de paseo.

Los protagonistas de la fiesta aparecen con rostros desdibujados, a veces en tonos tan inusuales como el azul o el negro. Al autor le parece más importante el rito; y por eso tampoco hay demasiado movimiento explícito. En buena parte de las obras los lidiadores esperan sentados, sosteniendo la muleta o hacen extrañas poses junto al toro. Al artista le interesa más el color, entero y limpio, sin matices. Así pasa con el rosa de las medias, pero también con las tonalidades de los trajes y con el oro, la plata y el azabache con los que se visten los protagonistas. Las tres dimensiones son apenas un recuerdo en cuadro con un fondo muy diluido, otra vez de colores enteros con pocos matices, pero que consiguen dar forma a unos contornos que el espectador encuentra inconfundibles.

Las únicas estampas en movimiento son las de los picadores, donde Mariano Aguayo ha recurrido a colores imposibles para el caballo, como el azul, pero aparecen los animales también detenidos en mitad de la plaza. Del toro no está tan presente y, cuando lo hace, es estático, aunque como en la obra titulada ‘Barrera’, mire al torero que sostiene un capote en las manos. Sin rostro ni movimiento, el animal es una masa negra con pitones blancos, pero ello no consigue evitar el aire taurino de toda la exposición.

Mariano Aguayo, que tras una etapa vanguardista se adentró en la pintura cinética y en el paisaje, ha dejado la descripción real para plasmar improntas desde una orilla simbolista. Y este testimonio lo ofrece en la exposición ‘La Fiesta’, presentada en la galería cordobesa Carmen del Campo, hasta el 8 de enero de 2014.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress