Fuente: Gobierno de Aragón
Sábado, 15 de febrero de 2014
Zaragoza, hasta el 4 de abril

La esencia del cineasta King Vidor en el IAACC Pablo Serrano

[Img #16792]Con el título de la autobiografía de cineasta americano King Vidor, ‘Un árbol es un árbol’, se presenta la nueva exposición del IAACC Pablo Serrano, de Zaragoza. Una muestra itinerante en la que los artistas del colectivo aragonés Les Sardines, José Alberto Andrés Lacasta y Nacho Rodríguez, reflejan la esencia de la obra de Vidor, además de recordar las consecuencias de la Primera Guerra Mundial o el Crac del 29. Un proyecto que se presenta hoy por primera vez en el IAACC Pablo Serrano y que cuenta con la colaboración de la dirección general de Cultura del Gobierno de Aragón y de la Asociación Cultural Ecozine.

Se trata de la primera muestra con la temática del cine en las salas del museo y que ofrece una particular visión sobre la realidad del legado de la guerra, el desarrollismo, las consecuencias de la crisis económica y la reivindicación de la naturaleza. Para ello, los autores trabajan varias técnicas como fotografía, pintura o video-intalación y toman como base las películas que King Vidor rodó entre 1925 y 1935. Además hay un espacio dedicado a su última película ‘Salomón y la Reina de Saba’ (1959) que tuvo como escenario los Montes de Valdespartera en Zaragoza. Estará abierta al público hasta el próximo 4 de abril.

Paralelamente a la exposición tendrá lugar en el auditorio del IAACC Pablo Serrano un ciclo de cine en el que se emitirán los cortometrajes de Ecozine.

Acero-trigo-guerra
En 1924 el amigo y productor de Vidor, Irving Thalberg, le preguntó si tenía alguna idea y sin pensarlo le respondió: “Quiero hacer una película de alguno de estos tres temas: el acero, el trigo o la guerra”. Y esta idea se convirtió en uno de los ejes básicos que determinaron una parte importante de su producción, su obra literaria y su filosofía hasta el final de sus días.

Este proyecto expositivo tiene su origen en este eje denominado “acero-trigo-guerra”, y que se ubicó en buena medida en los años anteriores y posteriores de la crisis americana de principio de siglo. Comenzó su serie con la película “El gran desfile” (1925), continuó con “Y el mundo marcha” (1928) película premonitoria del período de decadencia y crisis que empezó a partir de 1929; filmes que adquirieron un sentido y una transcendencia mayor gracias a películas como “Aleluya” (1929), y una de sus obras maestras “El pan nuestro de cada día” (1934). A partir de allí más de 60 películas jalonan su carrera con grandes títulos de la historia del cine hasta “Salomón y la reina de Saba”, película que marca el epílogo y cierre de esta exposición.

A los filmes citados se añade su experimental obra cinematográfica póstuma “Metaphor” (1980), que junto a su último guión titulado “The Actor”, el cual nunca fue llevado a la pantalla comprobamos el hondo calado personal, artístico y de orgullo que le supusieron las películas de la de la I Guerra Mundial, la crisis del 29 y todo lo que las rodeó.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress