Tomás Paredes (Presidente AICA Spain)
Miércoles, 30 de abril de 2014

Muere Carlos Calvet

[Img #17626]En la madrugada del 21 de abril, a los 86 años, fallecía en Lisboa, Carlos Calvet, noticia triste que me acaba de transmitir Joao Prates, que fue amigo y editor del maestro portugués. Una personalidad de la cultura portuguesa, que abarca muchos frentes y con resonancias históricas.

Carlos Calvet, Lisboa 1928, estudia Arquitectura en Lisboa, carrera de la que se irá alejando a medida que se acercaba a la pintura, desde 1946, celebrando su primera exposición en 1947, influenciado por el cubismo de Braque. Se integra en el grupo Os Surrealistas junto a Cesariny, Cruzeiro Seixas e Isabel Meyrelles.
 
En el inicio de los cincuenta se dedica a la fotografía y al cine. Como fotógrafo realizó una inmensa labor, con series de blanco y negro, inmersa en el neorealismo. Su acercamiento al cine produjo varias obras, también experimentales e históricas: Filme experimental, Momentos na vida do poeta, Estudo de camioneta abandonada, Um día no Guincho com Ernesto o su documental, Venezia, 1959

En los años 1962-64 se acerca a un periodo abstracto, que dejará para configurar un lenguaje entre las coordenadas pop y metafísico, con fuerte impronta de De Chirico. Ilustra Historia Trágico Marítima, Afrodite, Lisboa 1971 y, en la misma editorial, 1981, Erros Meus de Natalia Correia.

Arquitecto, pintor, fotógrafo, cineasta, escritor, hombre de pensamiento e investigador del hermetismo y los simbolismos sagrados, es autor de varios libros, entre otros: Apontamiento sobre Geometría Sagrada, Coloquio-Letras; Mitogeometría de Portugal e outras historias, ed. Hugin, Lisboa 2001; 60 anos de pintura, ed ACD 2.003 o Carlos Calvet, edt. CPF, Porto 2005.

Hombre sobrio, parco en palabras, siempre atento al simbolismo y a la geometría mítica, fue Premio de la Crítica, Soquil, 1968, y Primer Premio del Jurado de la Fundaçao Calouste Gulbenkian, 1984.

Con sus gafas de gruesos cristales, su tez rojiza y su saber callado, componía la figura de intelectual comprometido, que alcanzó un gran prestigio y tuvo un alto concepto de la amistad. Siempre comedido, contenido, activo, sólido y brillante. Desde el suurealismo a la abstracción simbólica, del pop al arte metafísico, construyó un mundo particular y seductor, mágico y hermético, simbólico y  enigmático, mítico y esotérico.

Asistí a muchas de sus exposiciones, tuve esporádico contactos con él y siempre aprendí de su sólida formación y de su forma de incitar al pensamiento. Sereno, lúcido, silente, trabajaba sin prisa pero con constancia y aunque lo más visible era su pintura, sobre la que escribieron brillantes plumas lusas- J.A.França, Cesariny, Listopard, Rui Mario Gonçalves, María Joao Fernandes, Cruzeiro- , no le va a la zaga la profundidad de sus estudios y ensayos. Sit tibi terra levis, lusíada de la razón y del corazón.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress