Juan Antonio Tinte
Domingo, 11 de mayo de 2014
Madrid. Hasta el 20 de Junio

Obras de Ángel de la Peña en la Galería ART4 Plus

[Img #17749]Trabajar de manera sistemática sobre una misma base estructural metodológica, nos remite como observadores, de forma inevitable, a un modelo de ejecución donde el artista se ubica. Es el lugar desde el cual el pintor articula su posición estética y el lugar desde donde mira a la vez el mundo,  a través de su trabajo abordando planteamientos que trascienden el universo de las formas sobre el espacio.

Tal es el caso de Ángel de la Peña, artista de conocida y dilatada trayectoria que, tras su reciente paso y presentación en la feria de Arte Contemporáneo de Chengdu (China), recala de nuevo en Madrid con una nueva muestra individual en la galería Art 4 plus, cerrando un curso jalonado de nuevos proyectos en los que el artista ha estado presente.

Arquitecto de formación, Ángel de la Peña plantea desde la organización procesual del soporte, una metodología que supone una importante base de relaciones entre la tesitura visual y la iconografía conformadora de una particular atmósfera de simbología entre ancestral y lo remoto de un futuro aún no hallado. En efecto, Ángel de la peña, conoce el natural y las sensaciones que suscita. De ahí que sepa esquivarlo en sus referencias para hacerlo presentir, no como ilusión, sino como quien es capaz de poner imagen a la esencia más compleja de las cosas manifestada en el compás preciso de un orden que  llena y gesta de pintura para dejarla ausente de accesorios.

Y es que la obra del pintor se reparte entre un espacio que toma cuerpo y masa, que se detecta y se hace sólido en la potencia cromática y la diferencia de los elementos a modo de grafismos y elegantes formas como si de estelas perpetuas se tratara. Formas y lecturas hechas cuerpo sobre la materialidad de un soporte que se alza a horizonte en ocasiones, albergue en otras, pero siempre espacio de localización cromática dispuesta para señalar estímulos y templanzas sin un renglón para la geometría, sino para la luz de lo telúrico, lo orgánico y la armonía de un lento compás al ritmo del cual los elementos apuran su lugar en la composición compensando la iluminación a través del color.

No es vano apuntar que la obra de Ángel de la Peña mantiene, en ese sistemático proceso del que hablábamos, las constantes de relación entre las partes. La idea de totalidad frente al fragmento y las posibilidades de movilidad que ello supone en la superficie del soporte. Es así como lo sistemático se torna en aquello que no se quiere perder y por ello, siempre presente, carece de mecánica para advertirse en forma de cavilación una y mil veces. Desde ahí, el artista, acaso sin percatarse de ello, modifica su lenguaje, su lectura, sus formas, su estética trasciendo del rito a lo magicista, en fin, su presente reforzado en la solidez de unos procedimientos que perpetúa como norma de su trabajo.

De ahí que en esta muestra Ángel de la Peña nos haga navegar por un particular tránsito y nos revele aquello que supone la redefinición de su trabajo; un paso más allá dentro de su propio discurso en el que las imágenes se estilizan, dejando que lo sistemático evolucione cargándose de referencias estéticas y sonidos puramente pictóricos.

(Galería ART4 Plus. Argensola, 22 (Madrid). Hasta el 20 de Junio)

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress