Amalia García Rubí
Domingo, 11 de mayo de 2014
Madrid. Hasta el 15 de junio

Lo que el cine no me contó, pinturas de Víctor Soler en la galería Kreisler

[Img #17750]Locos por el cine, atados irremediablemente a la magia de la gran pantalla que les imanta e inspira hasta perder por completo el sentido de la realidad cuando se zambullen con los ojos atónitos en los escenarios virtuales del celuloide, al igual que le ocurría a la protagonista de la Rosa Púrpura del Cairo, de Woody Allen. Son los pintores cinéfilos hasta la médula entre los que Víctor Soler (Castellón, 1971) elige la mejor butaca de la sala, algo más joven que otros dos artistas mediterráneos cuya pintura tampoco se entiende sin el cine, Mateo Charris y Gonzalo Sicre, por poner sólo un ejemplo.

Además de pintor,  Víctor Soler posee una rutilante carrera en el mundo del cómic y la ilustración y es copropietario de la legendaria tienda The Comic Co, situada en pleno barrio de Malasaña, foro de la posmodernidad. Sus trabajos de ilustrador de animación en importantes compañías como Cartoon Producciones, le han valido un prestigioso puesto entre los dibujantes más relevantes del momento. Pero lo más interesante de sus aportaciones creativas son los enormes formatos de sus cuadros apaisados, auténticas pantallas donde poder proyectar los desenlaces deseados por su imaginación una vez concluye la película. De eso mismo trata esta exposición inaugurada en la galería Kreisler. “Lo que el Cine no me Contó”, según Víctor Soler, es un título cuya reverberación fonética nos suena a grandes largometrajes como Lo que el Viento se llevó. Víctor Soler inventa y reinventa escenarios gigantescos, finales lacrimógenos, románticas despedidas o melancólicos silencios frente al puente de Brooklyn, y lo hace a base de manejar el lápiz y el ratón, combinando la más elemental de las herramientas con la tecnología punta, el papel y el medio digital. El propio artista afirma dedicar horas y horas al dibujo, en un ejercicio de mano y mente fundamental para nutrir su fantasía y saber plasmar la idea en imagen increíble…

Diez enormes formatos componen esta espectacular muestra individual de Víctor Soler, una decena de misteriosas secuencias en las que poner final o principio a películas míticas de la época dorada de Hollywood, mezclando el cine negro en Toro Salvaje o El Padrino, con otros géneros como la comedia en Con Faldas y a lo Loco, los musicales en My fair lady y Cantando Bajo la Lluvia o la ciencia ficción en Blade Runner. Cada gran pintura está comentada por alguien relacionado de alguna manera con el séptimo arte, desde el actor Tristán Ulloa, el guionista Borja Cobeaga o el crítico de cine Jordi Costa.

(Del 8 de mayo al 15 de junio en la galería Kreisler, c/ Hermosilla 8, de Madrid)

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress