José Pérez-Guerra
Domingo, 29 de junio de 2014

Hablamos español, ya que el castellano, como lengua muerta, no se habla desde hace siglos ni en Castilla

[Img #18340]Llamar castellano al idioma español es fruto de una reiteración sin sentido, máxime cuando sirve de argucia política a los que tratan de considerarlo como uno de los romanceros al uso sin más, que ‘invade’ otros territorios con lenguas propias. Y con esa apreciación, cuando se redactó la Constitución de 1978 muy en clave pactista, se señaló ‘que el castellano’ es el idioma común de los españoles, cuando la realidad es que desde hace más de dos siglos existe la Real Academia de la Lengua Española, porque el ‘castellano viejo’ se jubiló cuando al culminarse la Reconquista, Hispania/España se abrió a lo desconocido alcanzando los confines del mundo que, junto con Portugal, fue descubriendo.

 

Hispania, desde los albores de la historia, se entendió en latín. Fue el idioma del Imperio Romano el que logró una provincia Hispana en un mosaico de poderes locales forasteros entre sí. Pero a la caída del imperio el latín se adultera generando el ‘román paladino’ -el romano hablado por el pueblo- que en cada territorio tuvo sus distintas influencias; los romanceros -castellano, leonés, gallego, catalán, valenciano, mallorquin- que se formaron a compás de la Reconquista; y al finalizar ésta, uno de estos romanceros alumbró un idioma universal que se denominó español. Cuando los españoles llegaron a América hablaban castellano y su X sigue en México o Texas; pero el idioma es una dinámica en el tiempo, una herramienta de comunicación que dejó de ser de un lugar para constituirse en la lengua del Hispaniaererum que se fundamenta a partir de los Reyes Católicos, en Europa, América y también en una parte de Asia. Un idioma universal que, en la actualidad, es, tras el chino, el más hablado en el mundo si se tiene en cuenta el dominio nativo de los hablantes; una lengua viva en plena expansión. Y para España ‘un producto de gran importancia estratégica’, su primer activo de cara a su ‘marca’.

 

Precisamente porque el español une al ser el idioma común de todos los españoles, el nacionalismo de mente estrecha, que piensa en un mundo formado por un conglomerado taifa, lo combate. Y hacen todo lo que puede para llamarlo castellano, cuando el castellano solo es, desde hace siglos, un patrimonio cultural; su antecedente.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress