Jueves, 9 de octubre de 2014
Hasta el 22 de noviembre

El Museo Carmen Thyssen de Málaga muestra al Greco y el grupo modernista que lo redescubrió

[Img #19221]Es un proyecto considerado ‘de contexto’ con cuatro pinturas cedidas para una exposición en el Museo Carmen Thyssen de Málaga, por el Museo de Cau Ferrat, la casa y estudio de Rusiñol en Sitges, que encaja perfectamente en los actos conmemorativos del IV Centenario de la Muerte de El Greco, artista singular que fue reivindicado en el siglo XIX por un grupo de modernistas encabezados por Santiago Rusiñol. Todo empezó en 1893, cuando Rusiñol compartía piso en París con los también pintores Ignacio Zuloaga y Paco Uranga, y el periodista Joseph Jordá que supo que en casa del artista Laureano Barrau había dos obras del Greco y su taller, depositadas allí por Pau Bosch.

 

Según Lourdes Moreno, directora del Museo Carmen Thyssen, ‘Zuloaga hablaba constantemente del Greco, que era relativamente desconocido, pese a que su obra estaban en el Prado, pero por la extrañeza de las proporciones de sus figuras y por el color exaltado; en el XIX cuando se reivindica el clasicismo, no estaba en lo oficial y reconocido en ese momento’. Pero Rusiñol, que era el único que contaba con medios económicos, compró esas dos obras del Greco por 1.000 francos, unas 1.200 pesetas al cambio de la época. Son los cuadros ‘Magdalena penitente con la cruz’ y ‘Las lágrimas de San Pedro’, que posteriormente llegaron a Sitges durante la denominada Tercera Fiesta Modernista en un tren, obras que transportaron desde la estación a Cau Ferrat los artistas Ramón Casas, Enric Clarasó, Eliseo Meifrén y Ramón Pichot, entre otros, quedando instaladas en el salón principal.

 

Junto a ‘Las lágrimas de San Pedro’, del Greco y su taller, se puede ver en Málaga la copia que de esta obra realizó Zuloaga y otra copia más, en este caso la que el propio Rusiñol hizo de una de las pinturas emblemáticas del cretense, ‘El caballero de la mano en el pecho’. El cuarteto de piezas de este proyecto ‘de gabinete’ se completa con un retrato dibujado por Ramón Pichot en el que aparece Santiago Rusiñol con la mano en el pecho como muestra de su admiración al Greco, ataviado con un gabán y con el rostro macilento por la enfermedad que sufría. Son las cuatro obras de la exposición El Greco-Rusiñol, abierta en el Museo Carmen Thyssen, de Málaga, hasta el 22 de noviembre de 2014.    

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress