Fuente: Ayuntamiento de Valladolid
Jueves, 13 de noviembre de 2014
Obras de Barceló, Chillida, Dalí, Antonio López, Miró, Oteiza, Picasso o Tàpies

"Esculturas con dibujos", fondos de las Colecciones ICO en la Sala de Pasión de Valladolid

[Img #19587]La Sala de Exposiciones del Museo de la Pasión de Valladolid acoge la exposición "Esculturas con dibujos", con cerca de un centenar de obras de las Colecciones ICO entre las que figuran piezas de artistas como Miquel Barceló, Eduardo Chillida, Salvador Dalí, Óscar Domínguez, Ángel Ferrant, Antoni Gaudí, Julio González, Juan Gris, Antonio López, Joan Miró, Jorge Oteiza, Pablo Palazuelo, Jaume Plensa, Pablo Picasso, Antoni Tàpies, o Joaquín Torres García, entre otros.

 

La Colección ICO de Escultura con Dibujo ofrece, por un lado, una visión complementaria de las relaciones entre dibujo y escultura, del trayecto realizado por la idea artística hasta convertirse en objeto tridimensional. Por otra parte, revela la evolución que, a lo largo del siglo XX, experimentó la escultura española. Todo ello a través de una de las infinitas selecciones de esculturas y dibujos de artistas españoles que se podría haber hecho.

 

La escultura tradicional entró en crisis a finales del siglo XIX y se precipitó súbitamente hacia un abismo sin encontrar una vía de escape lógica a sus heredados atavismos. Era necesario, por tanto, refundarla desde los presupuestos vanguardistas, alejándose claramente de los principios y procedimientos tradicionales que habían quedado obsoletos. Se trataba de sacar a la escultura de los manidos usos del clasicismo para convertirla en un arte moderno.

 

La idea de traspasar las experiencias de la pintura de vanguardia a la escultura, prescindiendo definitivamente de las ataduras del tema y de los lenguajes alegóricos que la habían condicionado, abrirá un inmenso campo de experimentación.

 

Aparecen, así, obras sin volumen ni masa, como la Femme debout de Picasso o la Femmede Joan Miró; otras realizadas con materiales muy pobres, como la Figura femenina de Ángel Ferrant o el Homenaje a las mujeres, de Alberto Sánchez; se experimenta con formas puras, como puede apreciarse en las obras de Jorge Oteiza, Eduardo Chillida, Martín Chirino y Pablo Palazuelo; y, ya a finales del siglo XX, se inicia el camino hacia una exteriorización de la materia fuera de la obra escultórica, apropiándose del espacio y los factores circundantes a la obra, de lo que son buenos ejemplos Miquel Barceló, Juan Muñoz, Miquel Navarro o Jaume Plensa.

 

Esta Colección es, junto con la de Pintura Española Contemporánea y la Suite Vollard de Picasso, uno de los tres apartados que conforman las colecciones de arte propiedad del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

 

La exposición en Valladolid

En la muestra estamos ante múltiples itinerarios que nos permiten adentrarnos en algunas de las corrientes artísticas más representativas del siglo XX. Así, encontraremos las esculturas de representantes del Noucentismo como Manolo Hugué, con una escultura de una figura femenina que muestra su gusto por los recortes rotundos, o Pablo Gargallo; los españoles en la Escuela de París como Julio González o Juan Gris, sin olvidarnos de Pablo Picasso, Salvador Dalí o Joan Miró, todos ellos artistas imprescindibles de los movimientos claves de ese periodo vanguardista como el cubismo o el surrealismo.

 

Si dejamos atrás las dos Guerras Mundiales, vemos como la abstracción irrumpe dentro del panorama artístico como vemos a través del expresionismo abstracto de Esteban Vicente o del informalismo de Antoni Tàpies. Mención especial merece el escultor vasco Jorge Oteiza que con sus obras metafísicas, desarrolló una plástica esquemática en sus planteamientos, sin dejar de lado elementos naturalistas que convierten sus piezas en únicas y singulares. En la década de los sesenta la figuración recobra protagonismo como nos lo demuestran las magníficas obras de Julio López, que dota a sus figuras de un halo misterioso más allá de la realidad y Antonio López.

 

Es en los ochenta cuando queda claro que no existen más tendencias o movimientos que aglutinen a los escultores dentro de un mismo estilo. A partir de esos años los formatos se enriquecen aún más: las instalaciones, el vídeo, el sonido, la fotografía, forman parte de la nueva definición de escultura, que se vuelve cada vez más polifacética. Así son las obras de Jaume Plensa o Miquel Barceló: la versatilidad que emanan les confiere un lenguaje único.

 

En este sentido hay que destacar la gran evolución producida en estos últimos años, no solo en lo que a materiales se refiere, sino también a las formas y especialmente a los soportes. Recorriendo este conjunto escultórico podremos ser testigos de cómo los repertorios artísticos no son los mismos que hace un siglo y como los artistas crean en nuestros días nuevas realidades para conjugar el volumen y el espacio.

 

En total cerca de un centenar de dibujos y esculturas de veintinueve artistas distintos, una colección de la Fundación ICO que se presenta por primera vez en Valladolid.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress