Domingo, 11 de abril de 2010
Gijón

"Entre siglos", arte de Kiker en la Sala Van Dyck

[Img #2311]En la obra de Kiker, tanto su dibujo y la pintura como la escultura, se registra el rostro, y el rastro, de los humanos desde un presente que no olvida las raíces, y otea lo por llegar consciente de que todo es largo sumando. Hay en la creación de este asturiano, nacido en plena cuenca minera, un expresionismo trazado entre la razón y una emoción abierta al humor, que es una manera distendida de desacralizar lo respetable. Y toda una búsqueda como si considerase en la genética humana alientos del pasado, crecimiento y savia nueva. De ahí que en los dibujos, pinturas y esculturas presentadas con el título de "Entre siglos", por Kiker, en la Sala Van Dyck, uno sienta que en cada figura, en casa suceso, hay una razón a considerar en su personal libro de viaje.

Serie "Rodillero", rostros y muecas, la música que se toca y abrazos con o sin sentido. Kiker es realidad y surrealidad; comedia, drama y sainete, porque todo eso es el mundo en que existimos; su manera de representar conjuga la dinámica del románico al barroco con el demonio y la carne en el ambiente; tremendismo indigenista, divertimentos y mucha coña. Igual traza una "Psicosis general" descarnada y devota, que recrea el "Árbol de la vida" o unos músicos en Nueva York. Porque el argumento de Kiker, aún partiendo de su patria minera, es universal como la risa, las lágrimas, el boato y el humor más o menos negro. A lo largo de su trayecto Kiker traza su crónica; unas veces elaborando retratos de los monarcas astures, otras reflejando un mundo animal con sus metamorfosis y sus genialidades.

La exposición "Entre siglos" de Kiker, en la Sala Van Dyck, de Gijón, calle Menéndez Valdés 21, se clausurará el 3 de mayo.
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress