José Pérez-Guerra
Lunes, 16 de marzo de 2015

Los romanceros. El latín hablado por los pueblos de Hispania

[Img #20768]El nacionalismo en los distintos territorios españoles defiende sus lenguas llamadas ‘propias’ como una singularidad en la que debe asentarse la nación, y por eso tratan de imponerlas como únicas, conscientes de que el español como idioma común une. Pero esas lenguas no son más que el Román Paladino que surge en Hispania cuando el Latín que interrelacionaba a los pueblos ibéricos, tras la caída del Imperio Romano va dando paso a un latín popular, el ‘Roman Paladino’, que en cada territorio se vulgariza y enriquece con localismos y aportaciones diversas dando lugar al bable, leonés, castellano, gallego, catalán, valenciano, mallorquín, portugués… mientras que el idioma culto sigue siendo el latín. En Navarra y en el actual País Vasco se hablaba castellano, y también el vascongado que mantenía la raíz de las hablas vascas con las aportaciones cartaginesas y los neologismos que la fueron configurando. 

 

En el norte hispano el empeño de Reconquista alumbra reinos y condados que tratan por una parte ensanchar fronteras y por la otra perpetuar estirpes que, con el tiempo, forman los cinco reinos –León, Castilla, Navarra, Aragón y Portugal- protagonistas de una historia común, como era la de acabar con el dominio musulmán, y de historias territoriales en las que la nobleza, con la Iglesia como aliada, cuidan sus canonjías y para ello los respectivos romanceros eran factores diferenciadores a pesar de considerarse todos reinos hispanos. Y como botón de muestra recordamos que en ‘El libro de los hechos del rey don Jaime’, escrito en  el romancero catalán, Jaime I se enorgullece de que sus caballeros son los más valientes de los caballeros hispanos. Y en tiempos de ese Rey, en Tarragona se celebra un Concilio, año 1233, y en él se prohíbe traducir la Biblia ‘en romancio’, lengua vulgar, Román paladino.

 

Se habla del catalán como el idioma propio de una tierra donde han ido confluyendo gentes de todas partes que se han ido entendiendo en latín, y en los distintos romanceros, y que no son otra cosa que diferenciales de ese gran sumando que se llama idioma español, uno de las dos lenguas internacionales, inglés y español.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress