Amalia García Rubí
Lunes, 16 de marzo de 2015
Madrid. Hasta el 30 de abril

Bingyi Huang, en el interior del muro. Una exposición de la Galería Álvaro Alcázar

[Img #20773]El fenómeno de la posmodernidad, a pesar de cuánto de tópico soporta tan pronunciado término, se manifiesta a veces sin pretensiones, con toda la evidencia y naturalidad que es capaz de significar. Es el caso de una artista joven, Bingyi Huang, para muchos, uno de los nombres que mejor encarnan el espíritu poliédrico y ecléctico de la posmodernidad donde, mal que nos pese, aún se instala el arte de nuestros días.

 

Esta exposición de la artista china en Ávaro Alcázar viene a confirmarnos la ruptura de límites espaciales y conceptuales logrados por el arte cuando se trata de no etiquetar lo producido dejando que aflore en libertad  bajo el dominio de la plena creación. Un logro que, dicho sea de paso, se sitúa felizmente por encima de cualquier nomenclatura, del cual además debe sentirse orgullosa Bingyi. Los trabajos de esta artista sorprenden y fascinan por muchas razones. Quizá la primera de ellas está en íntima relación con el impacto visual y físico de sus grandes proyectos pictóricos. En ellos, la fusión de pintura de acción, performance y land art, posee un peso específico, pero también el componente lírico, pensado y sumamente cuidado del proceso creativo llevado a cabo en cada obra. El material empleado, tinta china sobre papel en superficies enormes, muchas veces destinadas a intervenir o envolver un espacio tridimensional. Las herramientas para su aplicación son múltiples, desde brochas, cepillos, aerógrafos e incluso maquinaria para cubrir los cientos de metros de soporte desplegados a menudo sobre un paisaje. Bingyi Huang se decanta por el blanco y negro propio de la tinta china y el papel; un lenguaje de manchas, transparencias, drippings, grafismos, áreas sin pintar… componen las luces y sombras de estos magníficos paisajes imaginarios, donde la abstracción pura puede convertirse en entramado vegetal, visión cósmica del espacio o microcosmos celular. Evocación de mundos infinitos que remedan oscuridades abisales donde nadan extraños organismos. Es el caso de sus trabajos en pequeño formato que  junto a las mágicas pinturas de grandes extensiones nos introducen en el universo infinito de esta singular creadora.

 

Nacida en Bejing en 1975, Bingyi Huang es una artista multidisciplinar que combina la pintura con el diseño arquitectónico, el activismo político y la crítica cultural. Formada en las más prestigiosas universidades de Estados Unidos, donde actualmente reside, no renuncia a la tradición artística de su país, presente en el contenido expresivo y formal de su obra. El actual éxito e indudable prestigio alcanzado por Huang le ha llevado a ser seleccionada para exponer en el Metropolitan Museum de Nueva York.

 

(Galería Álvaro Alcázar, c/ Castelló 41, de Madrid. Hasta el 30 de abril)

 

http://www.galeriaalvaroalcazar.com/pagina-inicial.htm

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress