José Pérez-Guerra
Jueves, 7 de mayo de 2015

La inmersión lingüística en Cataluña trata de desterrar al idioma español

[Img #21236]En el Parlamento de Cataluña se acusa al Gobierno de la nación de buscar la ‘desaparición’ del catalán imponiendo el idioma español. En la sesión, David Fernández (CUP) dijo lisa y llanamente: ‘Son unos cafres y unos ignorantes, y quien necesita un programa de inmersión democrática es el Gobierno y el ministro Wert. Es un golpe de Estado, pero a los golpes se les desobedece y se planta cara’. De todos los grupos, sólo el PP y Ciudadanos defendieron la enseñanza en catalán y en español, como manda la Constitución vigente, porque el socialista se sumó a la crítica, arrimando el hombro a la dichosa inmersión, que eso si que es un ‘golpe de Estado’, porque la Generalitat es parte del Estado español, al menos hasta hoy, y vulnera el mandato Constitucional.

 

La consejera de Educación, Irene Rigau, al rechazar la política del ministro Wert señaló que ‘En gran parte el catalán sigue vivo por la escuela. Quieren que se reduzca hasta el punto de que solo se hable en el ámbito familiar. Nosotros queremos que se dominen las dos lenguas oficiales, y esto es una ofensa a la ley del Parlament, con la voluntad de sustituirla por los tribunales’.

 

Lo que se escapa a todo razonamiento es que se llegue a este punto de inmersión si como dice la señora Rigau hay ‘dos lenguas oficiales’; el por qué desde la Generalitat se persigue a una de ellas, al español. Se le arrincona en todos los tramos de la enseñanza, se le destierra en los centros oficiales, en las señales de tráfico, y hasta se multa al que ose rotular su comercio en español. Olvida que desde hace siglos en el territorio catalán han sobrevivido las dos lenguas, que ambas son romanceros hispanos que han convivido a lo largo de la historia. Incluso durante la dictadura, cuando al catalán se le ignoraba (y de eso soy testigo porque residí en Sabadell desde principio de 1953 a principio de 1962), el catalán estaba vivo en la ciudadanía, entendiéndonos en las dos lenguas históricas.

 

Históricas, porque para poner un ejemplo, el periodismo en Cataluña se publica en español, desde el Diario de Barcelona, en el siglo XVIII, a La Vanguardia en el XIX. Y no sólo en Barcelona, sino en las cuatro provincias. La edición en catalán llega a final del siglo XIX de la mano de organizaciones políticas en línea regionalista y nacionalista. Por eso leyendo la intervención del mencionado David Fernández (CUP) que acusa al Gobierno de la Nación y al ministro de Educación, Cultura y Deporte ‘de ignorantes’ uno piensa en las raíces familiares de tal señor, y en su capacidad intelectual… porque el ‘golpe de Estado’ contra el español, la lengua de sus antepasados, lo protagonizan políticos como él.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress