Miércoles, 28 de abril de 2010

Alberto Fabra en la sala de "la Caixa" de Santa Cristina d´Aro (Gerona)

[Img #2397]Desde hace 20 años Alberto Fabra no exponía en el ámbito catalán. Es o era un artista olvidado, siendo creador de muy alto nivel. En 1943 se dio a conocer en Barcelona junto con los hermanos J. Fin y Javier Vilató, sobrinos de Pablo Ruiz Picasso, y los tres fueron becados en 1945 por el Instituto Francés de Barcelona para ampliar estudios en París. Y allí se quedaron.

Fabra, argentino de nacimiento, hijo de padre catalán y madre de origen francés, pasó su infancia en Gerona y buena parte de su juventud en Barcelona, donde, con los hermanos Vilató Ruiz, dejó un testimonio de afirmación pictórica en plena posguerra. En Paris trabajó en el taller que ocupara Pablo Gargallo, cedido por su viuda; realizó exposiciones y participó en el Salón des Realités Nouvelles, donde conoce al informalista Pierre Soulages; y a mediado de los 60 se destapan sus pinturas gruesas que abren el camino a las abstracciones, quedando atrás sus principios figurativos. Y desde entonces, a lo largo de los años, en París hasta 1985 y actualmente entre Perpiñán y Port de la Selva, mantiene su impulso creativo.

La obra de Fabra es poco conocida en España; en la Barcelona donde se formó, pronto, a final de los cuarenta, apareció el grupo Dau al Set en torno a la revista de éste nombre; novimiento de raiz surreal que busca nuevos parámetros creativos y "ocupa" el interés de la crítica y de los intermediarios, quedando muy extramuros artistas singulares como J. Fin, Javier Vilató y Alberto Fabra a quien "la Caixa" presenta en su sala de exposiciones de Santa Cristina d´Aro (Gerona) hasta el 9 de mayo.
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress