Amalia García Rubí
Martes, 9 de junio de 2015
Madrid, hasta el 4 de julio

Galería Ansorena: La luz de la pintura en los faros de Juan Luque

[Img #21548]Hace algo más de tres años Juan Luque expuso sus cuadros en la galería Ansorena. Y si la memoria no me falla, fue aquella individual, no tan lejana, una bella dedicatoria a los faros que el artista celebró con entusiasmo. Además cupo destacar entonces como ahora el buen tino en lo que a unidad estilística y homogeneidad temática se refiere. Valores éstos que, según como se mire, pueden resultar conservadores o más al contrario, decididamente audaces e incluso avanzados. La atracción de muchos pintores del realismo contemporáneo por estos elementos propios del paisaje costero, es de sobra conocida. Los faros han sido siempre objeto de veneración para el pintor avezado sea del signo que fuere, porque en ellos habita un componente trágico-literario propicio, destilado también de sus formas rotundamente cilíndricas e inevitablemente evocadoras. En ello, Juan Luque no iba a ser menos, y frente el menoscabo de algunos, su obra ha crecido con el tiempo junto al apego que desde niño ha sentido por estos guardianes de atalayas, costas escarpadas y demás límites geográficos.

 

La exposición que acaba de inaugurar en Ansorena lleva por título casi un aforismo: “El Arte perdido de guardar la luz”. Para este pintor sevillano, el lenguaje del color y la materia pertenece al mundo elevado de la contemplación. De esa actitud meditativa parten las percepciones y plasmaciones de sus paisajes bañados por luces intermedias. Desde un punto de vista formal, Luque emplea las herramientas propias del pintor (óleos sobre telas y tablas), enriquecidas por efectos atmosféricos cercanos a lo fotográfico y logrados, no a base de gradaciones convencionales, sino de gestos arriesgados: raspaduras, lavados y en definitiva procedimientos que antes de añadir, prefieren ir quitando lo sobrante, para quedarse con lo netamente expresivo. El dominio de la técnica, la tendencia a la síntesis y ese sabio prescindir de la anécdota, salvo en casos excepcionales, convierten el realismo pictórico de Luque en un conjunto de trabajos cuya dignidad continúa hoy tan alta como antaño.

 

La exposición de Juan Luque estará abierta hasta el 4 de julio en Ansorena, c/ Alcalá, 52 (Madrid).

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress