Domingo, 28 de junio de 2015
Gijón, hasta el 27 de septiembre

El Museo Nicanor Piñole muestra ‘Gregorio Prieto y la fotografía’

[Img #21735]Siempre fue pintor, nunca utilizó la máquina fotográfica, pero a Gregorio Prieto siempre le fascinó por su capacidad de captar el instante, de aprehenderlo y conservarlo; por eso se hizo fotografiar en una variedad de poses y escenas bellas y perturbadoras que revelaban su profunda admiración por el arte grecorromano y su personal asimilación de las vanguardias europeas; realidad que pone de manifiesto la exposición ‘Gregorio Prieto y la fotografía’ en el Museo Nicanor Piñolé, organizada en colaboración con la Fundación Gregorio Prieto, de Valdepeñas, su ciudad natal.

 

En los años 20 inició en los estudios de Ingeniería en Madrid, pero pronto los abandona para ingresar en Escuela de Bellas Artes de la Academia de San Fernando, y entrar en los círculos de la Generación del 27 y de otros intelectuales, hasta que con beca ingresa como pensionado en la Academia de España en Roma, donde reside dos años; viaja a Grecia y a Egipto, bebe en las fuentes de la cultura mediterránea desde los tiempos míticos a la realidad de la Edades y esas circunstancias impregnan su obra situada entre el realismo y la metafísica.

 

Fue en Roma donde Gregorio Prieto (Valdepeñas, 1897-1992), a raíz de su amistad con Eduardo Chicharro-hijo, pintor, gran aficionado a la fotografía, se interesa por esta imagen, que tomadas en su ambiente resultaban provocadoras, por eso, debido a su escandalosa modernidad, estas fotografías no se dieron a conocer, permaneciendo inéditas hasta ahora que se presentan en Gijón, en la exposición ‘Gregorio Prieto y la fotografía’, abierta en la Fundación Nicanor Piñolé, hasta el 27 de septiembre de 2015.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress