Fuente: Xunta de Galicia
Jueves, 13 de agosto de 2015
Será la tercera fase de las obras

La Xunta de Galicia invertirá otros 250.000 euros en el Castelo de Santa Cruz, en A Guarda

[Img #22080]El consejero de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria de Galicia, Román Rodríguez, ha visitado el Castillo de Santa Cruz, en la localidad pontevedresa de A Guarda, donde su departamento está a punto de comenzar la tercera fase de las obras de puesta en valor de la fortaleza. Con este nuevo proyecto, que supone una aportación de cerca de 250.000 euros, la inversión de las administraciones públicas en los últimos años para la rehabilitación y conservación de este Bien de Interés Cultural se eleva a más de 2,6 millones de euros.

 

En el marco de esta nueva intervención se rematarán los edificios destinados a Centro de Interpretación, centro de recepción de visitantes, bar-terraza y aseos, iniciados en la segunda fase de las obras. El objetivo es dotar al conjunto arquitectónico de unos servicios mínimos para el uso y disfrute ciudadano, a través de soluciones constructivas que respetan en todo momento los valores culturales y paisajísticos del entorno.

 

Segundo explicó el consejero, estos volúmenes contribuirán, además, a promover la visita al parque botánico que alberga el jardín del Castelo de Santa Cruz que en estos momentos gestiona el Ayuntamiento de A Guarda; y que abrió al público en el 2013 tras los trabajos de limpieza de vegetación invasiva y consolidación de muros y estructuras en la fortaleza.

 

Un enclave único
El Castillo de Santa Cruz es un enclave único tanto por su ecosistema botánico como por sus elementos constructivos y sus valores culturales, ambientales y paisajísticos. Se trata, además, de un elemento singular en el conjunto de fortines, atalayas y 'antorchas' construidas en la zona en los siglos XVII y XVIII, al constituir el eslabón final de este sistema defensivo fronterizo Atlántico de A Guarda-Ínsua-Caminha en la desembocadura del río Miño.

 

Este inmueble, diseñado para albergar un centro de interpretación de las fortalezas transfronterizas, es una infraestructura que puede ser útil no solo para explicar la de A Guarda si no para todo el conjunto del sistema defensivo territorial del bajo Miño desarrollado en los siglos XVII y XVIII.

 

El conjunto fortificado fue construido en el siglo XVII, dentro de la campaña del último tercio de la Guerra con Portugal. Se edificó en el plazo de un año con el material proveniente de las murallas de la Villa de la Guardia, en plena campaña militar y como consecuencia de los avances de las tropas portuguesas al otro lado del río Miño. A pesar de que la campaña militar duró apenas cinco años desde su construcción, mantuvo un pequeño ejército hasta ser vendido a finales del siglo XIX, momento en el que pasó a ser una dependencia de titularidad privada acondicionada para el uso industrial, agrícola y residencial.

 

El Castillo tiene una planta de cuadrilátero irregular alargado y conserva un recinto amurallado, con zonas parcialmente derribadas y otras reconstruidas con cinco garitas circulares con troneras. Las puertas de acceso son de arcos semicirculares paralelos formando un paso cubierto con bóveda de cañón.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress