Amalia García Rubí
Lunes, 21 de septiembre de 2015
Madrid. Abierta en septiembre y octubre

Dominica Sánchez e Ignacio Azcárate. Una doble exposición en la Galería Marita Segovia

[Img #22399]Dominica Sánchez (Barcelona 1945) e Ignacio Azcárate Ormaechea (Pamplona 1959) configuran un dúo perfecto en esta exposición de Marita Segovia. La galería abre temporada con dos artistas de altura, ambos apasionados de la escultura e infatigables indagadores del dibujo en el espacio, como ámbito y soporte de la abstracción. En sus respectivos lenguajes plásticos en torno a la geometría, Dominica e Ignacio comparten cierta idea común sobre el significado último de la obra en tanto expresión de un proyecto artístico previo que se va haciendo con lo esencial a través de un proceso concebido como propio. La reducción de los elementos constructivos (planos dibujados al trazo, plegados, soldados, policromados, configurando a su vez módulos dúctiles, que se cierran o expanden) no implica un enfriamiento analítico radical sino una vía de expresión personal y a su vez abierta en su máximo grado de universalización formal. En este moderado  reduccionismo poco o nada normativo, cada artista se hace eco de su propia libertad individual a la hora de llegar a conclusiones formales concretas, al margen de que éstas puedan tener o no una tradición vanguardista de raigambre nacional e internacional, ya sea por el empleo del hierro entendido como síntesis de aspectos emocionales y estéticos, en el caso de Dominica Sánchez, o simplemente por empatía con determinadas corrientes históricas contemporáneas hermanadas con la geometría, en el caso de Ignacio Azcárate Ormaechea.

 

En ambos supuestos debemos anotar de antemano la extraordinaria superación de la imitación escolástica, el conocimiento amplio acerca del rico y cálido mundo de la geometría y por encima de todo, la mesura en la dicción que otorga un equilibrio mágico entre la unidad y el conjunto. Existe un desinterés consciente por lo ampuloso o grandilocuente que se traduce en soportes sencillos, formatos manejables, técnicas pictóricas y escultóricas nítidas e inteligibles, y obras, en definitiva,  abarcables para la mirada y el pensamiento del espectador. Todo ello demuestra una vez más el talento de unos artistas en cuya innegable madurez creativa se yergue la honestidad de un discurso forjado lentamente, donde las metas alcanzadas han sido producto de la entrega diaria, y cómo no, de un especial sentido y sensibilidad frente al objeto estético perdurable, ajeno, en cierta medida, a la transitoriedad del tiempo.

 

En Galería Marita Segovia, c/ Lagasca, 7, de Madrid. Abierta en septiembre y octubre.[Img #22400]

http://www.galeriamaritasegovia.com/

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress