Miércoles, 12 de mayo de 2010

Madrid. Prorrogada hasta el 11 de junio

"El impluvio de los condenados", instalación de Susan Nash en el Espacio Bop

[Img #2493]Luz, aire, lluvia, arquitectura. Es la naturaleza en su función, la facultad del humano como ser racional que valora, aprovecha y adapta buscando un mejor aprovechamiento. La instalación "El impluvio de los condenados", de la artista Susan Nash en el Espacio Bop, se basa en el impluvio, el estanque concebido para recoger agua de la lluvia, ubicado en el centro de las casas romanas, patio a cielo abierto que propicia el diálogo entre el interior de la casa replegada entre sí, con las fuerzas del exterior, para embalsar el líquido elemento.

Pero si esa abertura en el corazón mismo de del edificio aparece protegida por los cuatro costados con hojas de cristal, tal como se presenta en la galería madrileña, ¿cómo no pensar entonces en la cámara interior de los templos clásicos; la calle romana flanqueada por columnas, el 'sancta santorum' de los egipcios en completa oscuridad, que guardaban las imágenes de culto y también las ofrenda de esas deidades particulares; en una palabra, el tesoro?.

Susan Nash, como señala Noni Benegas, ha querido transformar el espacio racional de la galería y estudio de arquitectos, en un espacio de arte. O sea, "en un espacio donde se pone en escena elementos irracionales para disfrute del contemplador, que desbordan la estructura utilitaria del sitio". Así, ese impluvio pensado para la circulación, y aprovechamiento de la naturaleza, ha sido borrado con tiras amarillas y negras igual que ciertas señales de la vía pública que indican peligro. Se prohíbe expiar. Susan Nash propone expiar lo que sucede en esa cámara secreta, el Impluvio de los Condenados, instalación que se clausurará el próximo 11 de junio coincidiendo con una charla/presentación de la artista acerca de sus instalaciones.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress