Fuente: Junta de Castilla y León
Miércoles, 2 de diciembre de 2015
Dañada en las inundaciones del pasado junio

Acondicionamiento de la zona arqueológica en el acceso al Monasterio de Santa María de Huerta

[Img #23108]La Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León ha invertido nueve mil euros en el acondicionamiento y señalización de las estructuras arqueológicas que se encuentran ubicadas en la plaza de acceso al Monasterio cisterciense de Santa María de Huerta, restaurando así esta zona que sufrió los daños de la avalancha de agua producida tras la tormenta desencadenada del pasado 16 de junio en este municipio.

 

En dicho episodio, si bien los daños producidos en el monasterio no fueron de mucha importancia, la zona con restos arqueológicos que se encuentra en la plaza de acceso al monasterio se vio anegada por las aguas y el barro.

 

Los trabajos desarrollados por la empresa soriana Areco, S.L., han consistido en la limpieza de la excavación, la consolidación de las estructuras que se encontraban en mal estado y la adecuación de los espacios con grava. Además, con el objetivo de mantener una adecuada atención a los visitantes, se han sustituido los vinilos de los carteles informativos.

 

Estructuras arqueológicas

Con motivo de las obras de pavimentación de la plaza de acceso al Monasterio, realizadas a finales de los años noventa del siglo pasado, se localizaron una serie de estructuras de carácter artesanal que formaban parte de algunas dependencias del cenobio, que fueron consolidadas y se dejaron expuestas como parte del recorrido de la visita al Monasterio.

 

Son  restos de estructuras datadas a partir del siglo XVI -teniendo en cuenta que se articulan en relación con la actual portada fechada en ese momento-, entre las que destaca un horno de cerámica con restos de producciones esmaltadas típicas de la vajilla del monasterio de los siglos XVI y XVII, que quedó protegido en la esquina suroeste, y una serie de habitaciones y muros que pertenecieron a las construcciones anejas al monasterio que recogen los documentos, como la portería, la panera del arco o el lanero.

 

Estos restos se han mantenido en un estado correcto de conservación hasta la referida tormenta, cuando, a consecuencia de la tromba de agua caída y de la rotura del muro del cementerio, que contuvo las aguas en un primer momento, la zona de exhumación quedó anegada, llena de barro arcilloso y con sus muros parcialmente derrumbados, enterrados e incluso en algunos casos abiertos.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress