Miércoles, 13 de enero de 2016

La Capilla de los Condestables, de la Catedral de Burgos, abre sus puertas tras consolidar sus vidrieras

[Img #23384]Tras cinco meses cerrada por obras para consolidar la estructura de sus vidrieras, la Capilla de los Condestables, situada en la parte trasera de la Catedral de Burgos, abre sus puertas al público. En esta primera fase se han invertido 220.000 euros, pero se estima que serán necesarios 600.000 para que los vitrales, realizados en el taller de Arnao de Flandes a principio del siglo XVI, queden totalmente restaurados, porque los catorce ventanales han sufrido las inclemencias del tiempo, la contaminación y daño colateral a causa de la voladura del Castillo de Burgos por las tropas nepoleónicas en la Guerra de la Independencia, que dañó buena parte de su conjunto vidriero.

 

Dicen las crónicas que doña Mencía, hija del Marqués de Santillana y hermana del cardenal Mendoza, dirigió las obras de esta capilla funeraria mientras su marido, el Condestable de Castilla, luchaba en Granada contra los últimos reductos musulmanes para poner fin a la Reconquista de Hispania; una capilla construida entre 1482 y 1494, primero como oratorio y después, cuando a ella y a su marido les llegase la muerte, sepulcro en lugar sagrado. En principio se denominó Capilla de la Purificación de la Virgen y en su construcción se afanó durante diez años Simón de Colonia; hoy es una joya dentro de otra joya, la Catedral de Burgos. Y su restauración ha empezado.    

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress