José Pérez-Guerra
Jueves, 21 de enero de 2016

El idioma español es una ‘divisa’ cada vez más valorada a escala planetaria

[Img #23443]La presentación del anuario ‘El español en el mundo 2015’ del Instituto Cervantes, ofrece datos constatados sobre su papel como ‘divisa’ de entendimiento, situándose como el primer activo del mundo hispanohablante. Así, en este año en que se cumple el IV Centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote, creemos que el idioma que nace del romancero castellano abriéndose camino en las rutas oceánicas hasta tejer una red de entendimiento en las Américas, sigue ampliando horizontes como el idioma materno de 470 millones de personas, que con otros que también lo hablan llega a los 559 millones, lo que significa que el 6,7% de la población mundial es ya hispanohablante. Y más de 21 millones de alumnos estudian español en las diversas regiones de la tierra.

 

El español es la segunda lengua del mundo, tras el chino mandarín. Y la tercera más utilizada en Internet, lo que demuestra un vitalismo que se hace notar en el mundo del libro y de la producción científica. Y esta realidad se constata en el estudio ‘Valor económico del español’ producido por la Fundación Telefónica, que lleva publicado trece volúmenes de los que son coautores Juan Carlos Jiménez, José Luis García Delgado y José Antonio Alonso, que ponen en valor este inmenso activo que España comparte con las naciones hispanoamericanas. De ahí que Juan Carlos Jiménez diga que ‘la promoción del español es una tarea multinacional y no sólo de España’. Y Emilio Gilolmo, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Telefónica afirme que ‘La lengua es la más potente y antigua de las tecnologías de la información.

 

Porque hablado se entiende la gente, se intercambian conocimientos y productos, se estrechan vínculos de cooperación. Por eso no es racional que dentro de España, donde es idioma común, nacionalismos de mentalidades taifas intenten desterrar al español, que es de ámbito mundial, perjudicando con ello un entendimiento básico para afirmar el progreso en los tiempos. La enemiga al español sólo se explica en una política nacionalista basada en primar diferencias, en una desinformación ‘babeliana’. Y no les importa que la ciudadanía sea forastera en un mundo cada vez más interrelacionado, en el que, además de las millares de lenguas territoriales, hay idiomas -inglés y español- para comunicarse… y avanzar en este siglo XXI donde la humanidad deberá entenderse por pura necesidad.   

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress