José Pérez-Guerra
Lunes, 15 de febrero de 2016

La Generalitat de Cataluña trata de desterrar al idioma común de los españoles

Enviar por email

[Img #23655]El Tribunal Supremo se ha negado a admitir a trámite la pretensión de la Generalitat de Cataluña de que sea revocada la sentencia del Tribunal Superior de Cataluña que establecía indemnizar a una alumna por cada hora de castellano que no habían recibido. La base de las decisiones judiciales está en la sentencia del Tribunal Constitucional, cuando en 2010 anuló parte del Estatuto y estableció que el castellano también debe ser utilizado como lengua vehicular.

 

La Constitución vigente, aprobada por la inmensa mayoría de los españoles (entre ellos los de Cataluña) dice en su título preliminar: ‘El castellano es la lengua oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. La riqueza de las distintas realidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección’.

 

Pero desde la transición que cristaliza en los años 80, los sucesivos gobiernos de España han olvidado el paulatino arrinconamiento de la lengua común, con la que nos entendemos todos los españoles y también con medio mundo, y se ha permitido una reconversión lingüística que trata de ignorar en los distintos grados de la enseñanza al único vehículo de entendimiento con el fin de aumentar las diferencias en una deriva nacionalista, cuyo fin es llegar a una situación taifa. Lo grave ha sido que los gobernantes, que juraron o prometieron cumplir y hacer cumplir las leyes, se olvidasen de esa promesa hecha a la soberanía nacional, a los españoles de todas partes. Y la Generalitat de Cataluña se ha aprovechado de estos ‘descuidos’ para imponer, aún siendo parte del Estado, una política de exclusión a una lengua común que los catalanes tienen ‘el deber de conocerla y el derecho a usarla’, deber que no pueden cumplir porque no se les enseña; derecho que se vulnera por los mismos motivos, intentando que los españoles nos sintamos forasteros en España, cuando nuestro idioma es, con el inglés, una lengua internacional que cada vez se extiende y entiende más a escala planetaria. Por ello los primeros perjudicados son los propios catalanes...

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress