Amalia García Rubí
Miércoles, 24 de febrero de 2016
Madrid, hasta el 12 de marzo

Ricardo Aparicio, gesto y color de la pintura en la galería Orfila

[Img #23750]Pese a su juventud, ya tiene presencia en el mercado internacional del arte, habiendo participado en ferias prestigiosas como la de Miami, Nueva York, Hamburgo o Milán. En nuestro país su obra se ha expuesto en el Matadero, Art Fair 2014… Ricardo Aparicio celebra ahora su tercera individual en Madrid y lo hace de la mano de Orfila, quien apuesta una vez más por el buen arte español. La obra que presenta en esta ocasión, sigue en lo esencial, el camino trazado casi desde el inicio de su trayectoria emergente. Una pintura de mancha y gesto, de fondo y superficie que tiene sus bases históricas en el action painting de Pollock, pero también mira de cerca las experiencias abstractas expresionistas de pintores europeos como Richter. La selección llevada a cabo para esta muestra, atiende a una combinación armónica entre formatos ortogonales, técnica all over y mágica síntesis de orden y azar. De todo ello resulta una obra pensada, que no renuncia al impulso pero donde la fuerza reside en una suerte de automatismo controlado por la virulencia constructiva de la razón. Ricardo Aparicio conoce a fondo las leyes del color, maneja las tonalidades del acrílico y el óleo, creando espacios que pudiendo emular celajes en cósmico movimiento, nos ratifican antes que nada la materialidad incólume del pigmento en acción. El proceso queda magníficamente plasmado a través de drippings, barridos, veladuras, cuyo dinamismo instintivo rocía de salpicados, intensifica densidades cromáticas o extiende la materia sobre el soporte, casi siempre tratado antes a base de capas de color aplicadas con la energía vital de una emoción contenida.

 

Ricardo Aparicio ha logrado una gran obra en cuya libertad de raigambre y expresión se encuentra su verdadera libertad creativa. Reducir su nombre a un simple etiquetado o corriente, sería empobrecer el discurso de un artista con carácter que a lo largo de los años se irá haciendo progresivamente a sí mismo la conclusión es sin duda más que halagüeña a juzgar por los trabajos últimos de este pintor con garra, cuyo lenguaje plástico tiene ya sello de identificación.

 

Galería Orfila, c/ Orfila 3, de Madrid. Hasta el 12 de marzo

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress