José Pérez-Guerra
Sábado, 23 de abril de 2016

Gibraltar, de base militar a enclave económico para el gobierno británico

[Img #24217]Para España, el Peñón de Gibraltar no solo es una colonia extranjera en su territorio, sino también un bastión de negocios irregulares que causan pérdidas de unos 1.000 millones de euros anuales, porque en la práctica no es más que un paraíso fiscal, un consorcio de casas de juego y nido de contrabandistas y hasta de navieras caza-tesoros. Tiene tantas empresas registradas como habitantes: entre 30.000 y 35.000 sociedades opacas. Y se ha convertido en uno de los enclaves económicos del gobierno británico, para el que el dicho ‘business are business’ sigue vigente.

 

Desde la apropiación de Gibraltar por el almirante Sir George Rooke, hasta el momento actual, para Inglaterra el dinero ha sido un factor básico. El 4 de agosto de 1704, una flota anglo-holandesa atacó Gibraltar en nombre del pretendiente a la Corona de España que, según el testamento de Carlos II, pasaba a su sobrino Felipe de Borbón. Inglaterra no estaba en guerra con España, solo apoyaba a un pretendiente a Rey, que no logró su propósito. Pero el almirante inglés, negociando con el general holandés, al que luego no pagó lo estipulado, tomó posesión de la plaza de Gibraltar en nombre de la Reina de Inglaterra.

 

La Enciclopedia Británica, edición Edimburgo 1879, dice en la página 586 del décimo volumen: ‘En apariencia, los conquistadores habían combatido en defensa de los intereses de Carlos, Archiduque de Austria… pero Sir George Rooke, bajo su exclusiva responsabilidad, dio orden de que se izara la bandera inglesa y tomó posesión en nombre de la Reina Ana. Dice poco en honor de Inglaterra, tanto el hecho de que con menosprecio de los más elementales principios sancionó y ratificó la ocupación, como el de dejar sin recompensa al general a cuyo poco escrupuloso patriotismo se debía la adquisición. Los españoles sintieron profundamente la injusticia que se les hacía y los habitantes de la ciudad de Gibraltar abandonaron en gran número sus hogares, antes que reconocer la autoridad de los invasores’.

 

‘Business are business’, los negocios son los negocios, y más si no se paga lo convenido. Así fue el principio de la ocupación, de una base militar, de una colonia, y de un Paraíso Fiscal se quiera reconocer o no, del que se benefician los habitantes actuales y los ‘gerentes’ anglos. El Ayuntamiento de Gibraltar no acató la situación y se refugió en una ermita cercana, que fue el origen de la ciudad de San Roque; los gibraltareños tuvieron que exilarse, y Gibraltar se repobló con extraños.

 

Llegada la paz, se firmó el Tratado de Utrecht, única credencial inglesa. En su artículo X se cede ‘a la Corona de Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortaleza que le pertenece’, pero, agrega: ‘sin jurisdicción alguna territorial y sin comunicación alguna abierta con el país circunvecino por parte de tierra’. E incluye una cláusula resolutiva sobre la cesión: ‘Si en algún tiempo a la Corona de Gran Bretaña le pareciera conveniente dar, vender o enajenar de cualquier modo la propiedad de dicha ciudad de Gibraltar, se ha convenido y concordado por este Tratado que siempre se dará a la Corona de España la primera opción antes que a otros, para redimirla’.

 

Sólo se cedió por avatares de la Guerra de Sucesión una ciudad, pero sin más territorio que ella misma; el puerto y sus defensas, sin aguas jurisdiccionales. Pero los negocios y las circunstancias han trazado un recorrido con muy escasos fundamentos. Aprovechando momentos difíciles para España, Inglaterra ha ido ocupando hasta la zona neutral; en 1938, en plena Guerra Civil, construye su aeródromo en esta zona; y mantiene una Colonia de negocios a pesar de que la ONU acordó la Descolonización… porque para el Gobierno británico Gibraltar es una fuente de ingresos… ’Business are business’, del dicho a los hechos…

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress