José Pérez-Guerra
Domingo, 8 de mayo de 2016

Europa soporta un siglo de revoluciones con marcas progresistas

Enviar por email

[Img #24328]En los espacios de Bilbao Arte, de la capital vizcaína, el artista Roberto Aguirrezabala presenta el proyecto ‘Entropía’ en el que reflexiona sobre la decadencia de Europa a partir de la I Guerra Mundial, exposición multidisciplinar que recorre las revoluciones del último siglo, de la que informamos en este periódico, pero que nos invita a pensar en situaciones que por desgracia se repiten, porque ser humano, a pesar de sus facultades mentales, suele tropezar con demasiada frecuencia en la misma piedra.

 

La deriva y el desenlace de la contienda cambiaron radicalmente el mapa político y social de Europa. En 1917, manifestaciones organizadas por el socialismo comunista se lanzan a la calle en San Petersburgo al grito de ‘Abajo la guerra’, ‘Abajo la policía’; fue el principio de una revolución que acabó con el zar Nicolás, estableciendo la República Socialista Soviética, la URSS que duró hasta final del siglo XX; un poder totalitario que nunca respetó los derechos de las personas y causó docenas de millones de asesinatos. En octubre de 1918 Alemania y Austria solicitan un  armisticio. Se derrumba el Imperio de los Habsburgo y abdica el kaiser, proclamándose repúblicas que tuvieron que hacer frente a la derrota. Fue cuando el soldado Adolf Hitler, un antisistema, se hace, año 1919, con el control del Partido de los Trabajadores que presidía Antón Drexel y lo convierte en Partido NAZIonal Socialista de los Trabajadores, con el que llegaría al poder, ocasionando con sus locuras la II Guerra Mundial, que fue una verdadera carnicería.

 

Mientras, en Italia se asienta otra dictadura socialista conducida (Duce) por Benito Mussolini, comentarista político durante muchos años del periódico ‘Avanti’, que lleva su empeño a fundar en marzo de 1919 los ‘Facis di combattimento’, definido como el antipartido republicano y socialista, que elaboró el Manifiesto Fascista, publicado el 6 de junio de 1919 por el diario ‘Il popolo d´Italia’… Movimiento populista como los de la URSS y Alemania que nacen con un vocabulario antisistema para imponer un sistema totalitario donde el individualismo es sustituido por una colectividad manejada por el partido único al que se debe la debida obediencia… El pensamiento único se internacionaliza, llega a la China de Mao, a Corea del Norte, a Cuba o Venezuela, también a la Grecia de hoy, con los iconos de siempre, dispuestos a ‘asaltar los cielos del Poder’… como progresistas que solo buscan progresar ellos.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress