Jueves, 16 de junio de 2016
Hasta el 4 de septiembre

El Museo Picasso de Barcelona rinde homenaje a Jacqueline, la última musa del artista

[Img #24649]En las salas donde el Museo Picasso de Barcelona ha expuesto durante los tres últimos años las cerámicas que regaló a la institución Jacqueline, la última musa, modelo y mujer de Pablo Picasso, con quien se casó en 1961, acoge la exposición que el museo le dedica cuando se han cumplido 30 años de su fallecimiento, con obras y documentos que pretenden acercar a su faceta de mecenas, así como de fotógrafa.

 

Todas las cerámicas, así como el óleo ‘La mujer de la cofia’, donados por Jacqueline, testimonian su relación con el museo barcelonés que ella vio nacer e iniciar su andadura. Pablo Ruiz Picasso, malagueño que creció en La Coruña, Barcelona y Madrid, se instaló siendo muy joven en Francia, pero en Barcelona se estableció un lazo familiar cuando su hermana Lola se casa con el doctor Vilató, familia Ruiz-Vilató que pasado los años propiciaron la creación  de éste museo al que Jacqueline donó obras muy significativas.

 

Jacqueline Roque se instala con Picasso en Cannes en 1955, y después le acompaña a su nuevo establecimiento, en Mougins, un tiempo postrero en el que el artista crea con intensidad y libertad nuevos capítulos a su discurso, acompañado por Jacqueline que se constituye en una heredera de lujo, que hizo una esplendida donación al Museo Picasso de Paris, y no se olvidó del que en Barcelona se le dedicaba al artista.

 

Las obras donadas, las fotografía que realizó durante los años compartidos con Picasso y la una amplia documentación formada por cartas y notas personales, dejan trasver en el Museo Picasso de Barcelona, la personalidad de Jacqueline en esta exposición abierta hasta el 4 de septiembre de 2016.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress