Sábado, 10 de septiembre de 2016

Hace 35 años llegó a España el ‘Guernica’ de Pablo Picasso

Enviar por email

[Img #25228]En 10 de septiembre de 1981 llegó al aeropuerto de Madrid-Barajas el ‘Guernica’ de Picasso, instalándose en el Casón del Buen Retiro, del Museo del Prado, donde estuvo expuesto hasta su traslado al Museo Reina Sofía en el verano de 1992 , donde forma parte de su colección permanente junto a una selección de los dibujos preparatorios de la obra, así como fotografías de Dora Maar relativas al proceso de producción, y la maqueta del Pabellón de España, de la República,  de la Exposición Internacional de París, de 1937, en plena guerra civil española, para el que se encargó la obra.

 

Un encargo que Picasso acepto con la condición de que el cuadro tuviese un gran tamaño porque tenía que ocupar una de las paredes del pabellón. Le dieron plena libertad para elegir el tema, pero el bombardeo de la ciudad de Guernica por aviones de la Legión Cóndor al servicio de la causa nacional le proporcionó el título y el tema. Y el ‘Guernica’ lo realizó en París entre mayo y junio de 1937, un  óleo sobre lienzo, de grandes dimensiones (349,3 x 776,6 cms), que se presentó en la inauguración de la Exposición Internacional en julio de 1937 donde permaneció hasta la clausura en noviembre de 1937; obra que realiza 42 viajes entre 1937 y 1958, hasta que quedó depositado en el MoMA de Nueva York. En 1968 Franco autorizó el inicio de negociaciones para traer el cuadro a España, y en 1977, con la Democracia, el Senado Español pide se negocie la entrega, que el Congreso de Estados Unidos aprueba al año siguiente.

 

El ‘Guernica’ es una obra que recoge los horrores de la guerra desde una visión de la España en permanente conflicto, como hiciera Goya en su cuadro ‘A garrotazos’. En el lienzo de Picasso se plasma el miedo, el sufrimiento, la impotencia, la muerte, provocando un impacto visual en el espectador. Este óleo se compone únicamente de blanco, negro y gris, totalidades que refuerzan la expresividad dramática. Picasso funde en él diversos estilos artísticos, desde el surrealismo y expresionismo al neocubismo y simbolismo… Sus figuras se han convertido en símbolos universales: el dolor (tanto el psicológico de la madre que pierde a su hijo y del caballo –representante de la población indefensa-, como el físico de la mujer que se quema); el pavor (la figura femenina que huye); de la muerte (el guerrero destrozado y el toro, símbolo de la muerte que asola a todo); de la esperanza (la flor, la mujer que lleva el quinqué); de la destrucción (causada por la bombilla, imagen del estallido de las bombas); y arrasa hasta la paloma (emblema de la paz).

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress