AGR
Lunes, 19 de septiembre de 2016
Madrid. Hasta el 29 de octubre

30 años de realismo español en la galería Ansorena

Enviar por email

[Img #25296]Concluida la multitudinaria exposición que, con motivo de su 30 Aniversario, la galería Ansorena celebró la pasada primavera en Tres Cantos y que reunió a la flor y nata de los realismos contemporáneos españoles de las últimas cinco décadas, en un recorrido muy completo por las tendencias y autores más destacados de esta corriente caleidoscópica, tiene lugar ahora en su sede de Madrid una exposición con algunos de los nombres congregados en aquel encuentro.

 

La muestra que abre Cristina Mato esta temporada otoñal, recuerda de nuevo estos 30 años de apuesta por la pintura y escultura realista, y lo hace con un elenco de pintores de varias generaciones, todos de gran talla. Eduardo Naranjo, de quien se exponen dos paisajes rurales, espléndidamente modelados por luces naturales de extraordinaria sutileza, que iluminan muros encalados del huerto y rincones rurales conocidos, de su Monesterio natal. Cerca, la obra de María Moreno, “Entrada de Casa”, fechada en 1980, es una de sus mejores obras y un cuadro relevante por haber nutrido la gran exposición de Realistas que pudimos disfrutar el pasado invierno en el Thyssen; algunos papeles de Antonio López de magistral factura como los estudios de rosas que pintadas con simples toque de carmín sobre blanco, forman parte de una amplia serie dedicada a uno de sus motivos preferidos, las flores. Junto a éstas, una obra cercana, “El Ciprés”, de 2015, cuya autora es Isabel Quintanilla. Pintada en el jardín de su casa madrileña es una visión familiar pero también  inquietante, callada, de un amanecer primaveral. Como también del 2015 y 2016 son  los dos paisajes esenciales de Miguel Mosquera desde la ventana, donde las amplias panorámicas inundadas por románticas luces y contraluces muestran el instante de transición del día que anuncia su final. Sobre paisaje urbano, destacar las pulidas facturas de metálicas luces y encuadres fotográficos que sobre la arquitectura de Chicago realizó Enrique Santana en 2013 o  las archiconocidas fachadas de edificios y puertas de Amalia Avia, de increíble precisión y personalidad literaria. Acordes  a un realismo mágico que linda  a veces en pura surrealidad, son los interiores y maletas del gran Cristóbal Torarl y, cómo no, los paisajes brumosos, de bosques fantasmales pero de impecable dibujo y exactitud naturalista pintados por Alfonso Galván en 2003.

 

En la representación escultórica, esta colectiva cuenta con la presencia de los dos escultores del realismo contemporáneo por antonomasia, Julio y Francisco López Hernández, quienes  a través de sus figuras alegóricas y retratos intimistas, desde su respectivo clasicismo renovado, nos conectan, de manera más que veraz, con el hombre y la mujer del siglo XX.

 

(Galería Ansorena, c/ Alcalá 52 de Madrid. Hasta el 29 de octubre)

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress