Sábado, 24 de septiembre de 2016
Hasta final de 2016

El Museo de Mallorca acoge la exposición ‘El alma en el gótico mediterráneo’

[Img #25349]En este proyecto, financiado por el Gobierno de Aragón en colaboración con la Universidad de Zaragoza y la Embajada de España en Italia, se presenta de forma gráfica, a través de una selección de 100 fotografías de 70 x 50 cm impresas sobre aluminio, las características comunes desde el punto de vista constructivo de una serie de edificios seleccionados, donde el estilo gótico aparece como una realidad común en un Mediterráneo donde la Corona de Aragón era hegemónica.

 

Y es que tras el establecimiento del Sacro Imperio Romano y Germánico, con Carlomagno en los albores del siglo IX, el estilo Románico unifica formas, creencias y dominios con las órdenes religiosas, cuando la Iglesia Romana se convierte en el alma de ese imperio carolingio; estilo que avanza, y con el tiempo se abre a la luz con el Gótico, que resplandece en la Europa católico-romana, tanto en iglesias y catedrales como en palacios donde viven las estirpes dominantes. En Hispania, reinos y condados luchan para reconquistar la península ibérica; surge el reino de Asturias que extiende sus dominios en el litoral cántabro, y mira al Duero como frontera, Extremodouro, hasta que lleva su corte a León, más cerca de los objetivos; en Navarra se lucha y se avanza, y en tierras de Huesca apoya al Condado de Aragón, que se constituye en reino, mientras que los carolingios, para defenderse de los árabes, establecen en la vertiente ibérica de los Pirineos, en lo que fue provincia Tarraconense, las Marcas Hispánicas; marcas que con el tiempo se consolidan como condados hereditarios, estirpes que consideran propias sus demarcaciones. Aragón, mediante el casamiento de Petronila, la hija y heredera del reino, con el Conde de Barcelona, suma territorios a su Corona.

 

Y cuando Petronila alcanza el trono, su marido, el conde, ostenta el título de Príncipe de Aragón, una Corona que se abre al Mediterráneo en la segunda mitad de la Edad Media, e impera en esa diversidad geográfica donde la propiedad se transmite: de ahí que cree reinos para sus hijos, siempre dentro de la Corona que un día, con Fernando el Católico, al casarse con Isabel de Castilla y León, pone las bases de la unidad hispana; el ‘Hispaniaererum’ que queda marcado en las monedas.

 

La exposición ‘El alma del gótico mediterráneo’, se abre en el Museo de Mallorca, comisariada por Aurelio Vallespin Muniesa, hasta final de 2016.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress