José Pérez-Guerra
Domingo, 11 de diciembre de 2016

Anticapitalismo y otros ‘antis’ solo en tierra de misión

Enviar por email

[Img #25987]Los predicadores de la unidad, la igualdad y la fraternidad tratan por todos los medios ‘revolucionar’ los sistemas políticos democráticos para conquistar el poder desde las calles o como sea; y se presentan como los ‘antis’ de casi todo, porque quieren hacer tabla rasa, incluso de la Historia, e imponer un sistema en el que el Estado (en sus manos) sea la única maquinaria social a la que hay servir en cuerpo y alma.

 

Para ellos la libertad individual debe supeditarse a la de la colectividad siempre que ésta, las masas, obedezca las directrices del régimen. Son, en tierra de misión, antimilitaristas mientras que cuando gobiernan, sus ejércitos aparecen como los mejor pertrechados, como lo era el de la URSS y lo es el de Corea del Norte o los de China y Cuba…; antimonárquicos, pero los suyos son dirigentes vitalicios e incluso estirpe como la norcoreana que va por la tercera generación, o la cubana por la segunda… regímenes donde crecen los multimillonarios en los organigramas del todopoderoso partido comunista que de común solo tiene el nombre… ¿de donde son los grandes inversores, capitalistas, del mundo mundial?.

 

En la actual encrucijada política, los anticapitalistas de España están en la primera línea no solo en Cataluña sino en la mayor parte de las comunidades muy al paso del conglomerado de Podemos que no ve más Capital que el de la famosa obra marxista, sin tener en cuenta que el Capital humano (Caput/Cabeza) es la razón, la inteligencia, el saber valorar para buscar un provecho propio que revierte en los demás; porque eso es lo que hace que el mundo progrese. Hay un capital humano en el personal de una empresa, un capital científico en un centro de investigación, y capitales financieros para llevar a cabo proyectos de diferentes índoles. Capital es el hombre con iniciativa, el que emprende y arriesga para conseguir propósitos en sociedades de hombres libres, donde el Estado debe establecer un marco de una convivencia justa, y para eso están las leyes.

 

Pero los anticapitalistas, no nos engañemos, quieren el monopolio del capitalismo, de que el Estado (en sus manos) sea el único agente económico, la macro-empresa que además está amparada por leyes acordes, el ejército y la policía, sin derecho a posibles huelgas, cada persona haciendo lo que se le manda porque ha pasado a ser una simple pieza de la maquinaria estatal.

 

Los humanos tenemos facultades mentales y con ellas sentimientos, sueños ilusionados y deseo de hacer y de prosperar, pero eso no es posible en los sistemas totalitarios que predican los misioneros antisistemas en tierra de misión; y así la vida es un sin sentido.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress