José Pérez-Guerra
Viernes, 12 de mayo de 2017
De Charco en charco

Para el socialismo ‘sanchista’ Cataluña es una nación cultural no soberana’

Enviar por email

[Img #27021]Con tal de ser presidente del Gobierno, a Pedro Sánchez no le importa complacer al nacionalismo catalán, porque la Moncloa ‘bien vale una misa’ aunque en ella haya que comulgar con ruedas de molino. No hace mucho pregonaba a los cuatro vientos que Cataluña era una Nación, pero ante el peligro que eso pueda mermar los votos que necesita ‘como sea’, en su programa matiza que ‘Cataluña es una nación cultural no soberana’, que es un puro sin sentido.

 

En Cataluña se habla una lengua romancera hispana; su bandera es la del Reino de Aragón, al igual que su santo patrón, San Jaume; y otra patrona, Santa Eulalia, es de origen Lusitano, de Mérida, capital de Extremadura, porque a lo largo de la Historia, desde que Roma llamó Hispania a la península ibérica, el cristianismo fue aglutinando creencias hasta formar un todo que resistió durante la dominación musulmana; religión cristiana que es cultura como lo es el latín y después han sido los romanceros. Cultura es la acción del hombre en las edades; el arte sin fronteras, los inventos que llegan a todas partes, la arquitectura que en Hispania está marcada por el Románico, el Gótico, el Mudéjar y las derivas de las edades Modernas y Contemporáneas, y en eso no hay compartimentos estancos.

 

Singularidades; las hay entre territorios, ciudades y barriadas; en las familias… Y hablando de regiones (o comunidades autónomas) son los políticos oportunistas los que animan las diferencias, y para ello utilizan las lenguas romanceras no como vehículos de comunicación, sino de ruptura. Y eso lo practica Pedro Sánchez -desde que cuando niño entró en las juventudes socialistas, semilleros (seminarios) de políticos adoctrinados, que el dogma España federal lo llevan tatuado como verdad irrenunciable- se dio cuenta que podía hacerse con el PSOE y llegar a la Moncloa. ¿Diferencias culturales?. Pues claro; en mi tierra andaluza se canta el fandanguillo y en Aragón la Jota; la Sardana es catalana y las Sevillanas se bailan en la Bética… En Valencia están las Fallas y en Pamplona San Fermín… lista de diferencias que se haría interminable. ¿Por qué hay muchos políticos que basan sus estrategias en dividir a los habitantes y a los territorios?: pues porque el divide y vencerás es una práctica para ellos lucrativa: porque eso incrementa el mundo oficial, que es donde se mueven, pueden crear estirpes y también enriquecerse.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress