Ramón Ribera
Martes, 16 de mayo de 2017

Picasso-Románico

Enviar por email

[Img #27047]Con motivo de la exposición temporal Picasso-Románico organizada por el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y el Museo Nacional Picasso de París y que se pudo ver en el MNAC hasta finales del mes de febrero, ésta se complementaba con un cuidado catálogo (muy ilustrado) en el cual han participado diversos historiadores del arte.

 

La muestra estaba ordenada en tres ámbitos que trataban aspectos específicos de la relación del artista con el periodo románico: Una primera con las obras realizadas entre 1902 y 1907, que es cuando adquiere una revalorización el románico y otro tipo de primitivismos artísticos, la Segunda entre los años 1930 y 1937 con el tema de la Crucifixión de Jesús y la Tercera con el tema de la calavera; así tenemos que el catálogo se encuentra distribuido en cinco amplios apartados: -De la inutilidad de las comparaciones. Apuntes sobre Picasso, bohemia, barbarie y arte medieval (Juan José Lahuerta) subdividido en seis secciones: La relación de Picasso con el arte medieval que se sitúa en una construcción ideológica muy amplia y que va mucho más allá de lo meramente formal, La vuelta de Picasso a Barcelona,  la figura de Nonell y los llamados “cretinos” habitantes de los pueblos pirenaicos que plasmó en sus dibujos, Picasso se disponía a descubrir una edad media, El momento final de su estancia en Barcelona, la inauguración de la Exposición de Arte Antiguo, donde predominaban las obras medievales, El ambiente que se vivió con la inauguración de la muestra, el tema de la muerte en la obra picassiana, La llegada a la población de Gósol, su relación con Gauguin y los primitivismos; -En palabras y en imágenes. El arte románico en los archivos de Pablo Picasso (Emilia Philippot): Acumulación, Sedimentación, Un corpus fragmentado y en proceso, En imágenes, un repertorio de formas, En palabras y en actos; -Obras en exposición: Primitivismos, Crucifixiones, Calaveras; -Vestigios románicos. Fragmentos y testimonios de una edad mediana picassiana (Eduard Vallés), el interés de Picasso por el arte románico se mantuvo vivo a lo largo de toda su trayectoria, Picasso en el museo. Septiembre de 1934, Lección inapreciable por los modernos, 1902 o la edad media picassiana, La atmósfera medieval de la Exposición de Arte Antiguo de 1902, Reminiscencias romanizantes del periodo 1906-1907, Epílogo, su interés por el románico se confunde dentro de su obra  en la medida que adopta aquellos elementos  que más le interesan y atraen, siempre manifestó un respeto por el arte románico y una admiración profunda; -Arte románico y modernidad. Raimon Casellas, Josep Pijoan y el valor estético de la pintura románica (Gemma Ylla-Catalá), Anexo: Las pinturas murales de Pedret; -Catalogación de la obra y documentos expuestos, un total de unas sesenta obras.  

 

En palabras de los comisarios de la muestra “...La aparición de las obras de Picasso en las galerías del museo ha de provocar necesariamente una interpretación diferente, que de repente convertidas, gracias ha esta nueva e inesperada presencia, en obras ya no arqueológicas, sino modernas, es decir, pintadas en el siglo XII o XIII, pero “descubiertas” o “inventadas en el siglo XX. En definitiva, de lo que se trata, como decíamos, no es de mostrar la influencia del románico en Picasso sino, al revés, de hacer salir -o hacer ver- la de Picasso en el románico- sin paradojas que valgan.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress