Domingo, 18 de julio de 2010
Nueva York

Matisse, cuando las formas modulan sus colores, en el MoMA

[Img #2970]Una exposición titulada “Matisse: radical invention, 1913-1917” muestra en el MoMA la obra de un artista que aparece en el panorama francés con colores feroces, ‘fauves’, y que, tras su experiencia en el norte africano los modula para acompasarlos a formas y figuras en las que la descripción agrega el logos, que es factor de lógica para la percepción y el entendimiento. Es un Henri Matisse cuarentón que vive el momento convulso que envuelve a Europa; cuando en su estudio de París vuelve la vista a su producción interior y renueva conceptos, bajando del séptimo cielo a la tierra, donde familiares y amigos permanecen cautivos a causa de la Guerra Europea, a los que dedica una serie de obras vendida al coleccionista Jacques Doucet en 1915, con el lema “A los civiles presos”.

La exposición del MoMA, a través de 120 pinturas, esculturas, dibujos y grabados, muestra el nuevo periodo de un artista considerado como uno de los grandes maestros de la primera mitad del siglo XX. En 1916, con tonos más naturales, realiza obras como “Los marroquíes” y “Bañistas en el rio”, las bañistas que vienen a ser como un logotipo del artista en ese nuevo tramo en el que produce piezas como “La desserte” y otro logro icónico como “Pez dorado”, también el “Retrato de Yvonne Landsberg”. Matisse, declaró después: “Mi sueño es un arte lleno de equilibrio y pureza, sin contrastes poco tranquilizantes que exijan especial atención”, y así fue configurando un discurso que llega hasta la postguerra de la II Guerra Mundial.

La exposición “Matisse: radical invention, 1913-1917”, en el MoMA, de Nueva York, se clausurará el 15 de octubre.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress