José Pérez-Guerra
Viernes, 9 de junio de 2017

La nueva ‘casta’ política rechaza a Amancio Ortega por crear riqueza

Enviar por email

[Img #27200]Al empresario Amancio Ortega se le acusa de todo por el simple hecho de que, a base de esfuerzo y talento, ha logrado crear una red comercial internacional que aporta un verdadero chorro de dinero a las arcas públicas. Es la estrategia de la ‘casta’ política que, de una u otra manera, quiere ‘conquistar el cielo’, el poder, como sea; una casta con sus enchufes en la Universidad a donde han llegado a base de recomendaciones y en vez de trabajar para impartir conocimientos, se dedica a hacer política, a ‘asesorar’ para implantar regímenes totalitarios, a darse a conocer en las tertulias televisivas y hacer carrera política, cobrando sueldos y dietas.

 

Amancio Ortega ha donado a través de su fundación a la Sanidad Pública Española nada menos que 320 millones de euros para dotar a los centros de nuevos equipamientos contra el cáncer; pero esa acción filantrópica sienta mal a los podemitas y a sus cercanías, por lo que rechazan estos fondos que beneficiarían a muchos enfermos. Lo rechazan entre otros el ‘morado’ Alberto Jarabo, de Islas Baleares, que califica el hecho de ‘limosna de millonario’ y también Teresa Rodríguez, de Andalucía, que critica a la Junta por aceptar la donación destinada a la instalación de mamógrafos y equipos de retioterapia…

 

Amancio Ortega es un señor que parte de un comercio en su tierra gallega donde su mujer cosiendo y él en el mostrador fueron fortaleciendo una empresa familiar que, poco a poco, a base de trabajar, imaginar, arriesgar y construir, fue abriendo tiendas en otras tierras españolas hasta lograr internacionalizarse; una empresa, Inditex, que ha creado docenas de millares de puesto de trabajo y ha ido aportando a las Haciendas (nacional, autonómicas y municipales) muchos impuestos por múltiples vías. Un ejemplo de ciudadano responsable que razona y aporta lo que la ley le marca, y además lo que su carácter filantrópico le dicta. Porque ojalá en la sociedad civil española hubiese muchos como Ortega y menos políticos que se creen con ‘Poder, de ahí Podemos’ para conquistar el Gobierno de la nación, y vivir ‘como curas’ del ordeno (u ordeño) y mando (aunque sea apaleando a la ciudadanía como hacen sus camaradas en Venezuela). 

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress