José Pérez-Guerra
Miércoles, 14 de octubre de 2009

60 personalidades piden al Congreso que anule los recortes presupuestarios en I+D

[Img #1012]60 personalidades del mundo del conocimiento, biólogos como Margarita Salas y Manuel Delibes; químicos como Luis A. Oro; investigadores en el campo de la medicina como José M0 Segovia Arana y José Baselga; los economistas José Barea, Ramón Tamames y Juan Velarde, han firmado un cominicado en el que piden a los grupos parlamentarios del Congreso que enmienden los Presupuestos Generales del Estado en los capítulos que recortan las inversiones en I+D; que es tanto como decirle al Gobierno del señor Rodríguez Zapatero que se deje de menear la perdiz y empiece a cambiar nuestra economía desde sus cimientos tecnológicos, porque lo demás -eso de lo sostenible- llegará por añadidura. Es decir, piden una apuesta "efectiva" para asegurar una "economía sólida y de futuro". Y a esta petición se unen los más de 30.000 científicos representados por la Confederación de Sociedades Científicas de España, que en un comunicado señalan su "asombro" por el hecho de que "el Gobierno pretende apostar por una Economía sostenible, mientras regatea su apoyo a la I+D. )En qué se basará -dice el comunicado- esa nueva fuente de riqueza sostenible, si no es en el conocimiento?".

 

Y es que ya no es posible, en un mundo tan competitivo, mantener ese manido casticismo resumido en la frase '(Que inventen ellos!'; porque las marcas y las franquicias no sólo tienen un coste sino muchas servidumbres. En España hubo un tiempo, ya en la Edad Contemporánea, en que se veían más necesarias las Escuelas de Toreo que las Universidades. Y esa sinrazón no es solo de la primera mitad del siglo XIX, sino que se mantiene en nuestra realidad cotidiana. Porque ahora mismo, si se examinan las partidas que el Ministerio de Cultura -que debiera ser fundamentalmente de Bienes Culturales- va a dedicar a los Espectáculos, uno tiene la impresión de que sigue primando la Representación sobre las Realidades -y necesidades- concretas; porque mientras no se toca al Cine, al Teatro y a la Música (Inaem+Icae), con casi 300 millones de euros para 2010 (más de 50.000 millones de las antiguas pesetas), el I+D debe esperar a que los brotes verdes se conviertan en tomateras o algo así, tal vez porque la Investigación y el Desarrollo es, para los políticos, una tarea mucho menos urgente.

 

A la vista de lo que viene sucediendo parece que lo políticamente correcto es salir bien en las fotos (la oportuna visita de la ministra de Defensa a Bosnia coincidiendo con la selección española de Fútbol), sembrar el país de carteles Ñ, inaugurar cualquier cosa y estar en los noticiarios. Tal vez por eso una partida -"Programa 912M"- del Ministerio de la Presidencia, en vez de quedar disminuida en los PGE 2010, aumenta un 4.6%; se trata de los 29,58 millones de euros (unos 5.000 millones de las antiguas pesatas) destinados a pagar a los 640 asesores y colaboradores de la Moncloa, una especie de "corte" encargada de apoyar al Presidente en el desempeño de sus funciones, para las debemos suponer debe estar preparado y, además, cuenta con los expertos de cada ministerio.

 

La capacidad de inventar, de aplicar descubrimientos, de construir herramientas, ha sido el factor de progreso que ha llevado al hombre a pisar la luna o viajar por el espacio; descubrir fármacos como los antibióticos; o crear un sistema de comunicaciones donde la distancia y el tiempo dejan de ser fronteras. Ingeniar es poder hacer con la ingeniería infraestructuras donde encontrarnos; se investiga para conocer y buscar utilidades, y se desarrollan esos inventos para aplicarlos a la necesidad.

 

Para unir esfuerzos en el campo de la investigación, tras unas sugerencias del rey Don Juan Carlos, el entonces presidente del Banco de Bilbao, José Ángel Sánchez Asiaín puso en marcha la Fundación Cotec, donde los empresarios se comprometen en el fomento de la I+D; pero sin el respaldo de las administraciones del Estado, el esfuerzo en investigación no alcanza el nivel necesario para que España deje de ser subsidiaria del esfuerzo investigador foráneo. Es verdad que en unos pocos años no se puede cubrir los vacíos ocasionados por siglos de desidia; pero ahora España cuenta con científicos e investigadores capaces para cambiar el signo de la historia; tiene personal, pero ni se le emplea ni se le apoya suficientemente.

 

En el Comunicado de los 60 intelectuales, que parte de una iniciativa puesta en marcha por la Fundación Rey Jaime I, se puntualiza que "es en tiempo de crisis cuando resulta especialmente necesario mantener y, si es posible, incrementar el gasto público en Investigación y Desarrollo, por ser la acción estratégica más adecuada para introducir fuertes dosis de innovación en el sistema, que creen nuevas oportunidades de negocio y empleo". Y a estas opiniones se unen otras como la del presidente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Miguel Ángel Alarios, quien recuerda que "la investigación en España no ha alcanzado una autosuficiencia para poder sobrevivir. Si el Gobierno corta los recursos públicos no aguantará más que un año, después será catastrófico". Pero los políticos suelen creerse infalibles cuando se sientan en las poltronas; y así nos va. (Con lo caro que salen!.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress