José Pérez-Guerra
Viernes, 21 de julio de 2017

El Ayuntamiento de Castelldefels blinda la inmersión lingüística para evitar ‘rupturas’

Enviar por email

[Img #27460]El idioma español es para los socialistas que gobiernan el municipio de Castelldefels un factor rupturista del que hay que defenderse procurando blindar la inmersión lingüística, es decir que el español –mal llamado castellano, de cuyo romancero surge entre los siglos XVII y XVIII- debe pasar al baúl de los malos recuerdos y desterrarse de la enseñanza. El Ayuntamiento de Castelldefels, regido por la alcaldesa socialista (NACIonal-socialista) Carmen Miranda, que ha sido apoyada en la moción por ERC y Movem, olvida que la Constitución vigente (aprobada en referéndum por la inmensa mayoría de españoles, entre ellos los de Cataluña) dice en su artículo 3: ‘El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus estatutos. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección’.

 

El acuerdo del Ayuntamiento de Castelldefels margina la Constitución y le pone al margen de la ley; pero también contribuye a alimentar el clima independentista que tras décadas de adoctrinamiento, ha creado en Cataluña una situación de difícil salida, creando un divisionismo pernicioso donde unos son los privilegiados y otros los invasores o algo así. Lo malo es que un socialismo que debe basarse la igualdad de oportunidades y en la justicia social apuesta por primar la diversidad buscando multiplicar canonjías.

 

Y ello se pone de manifiesto en el día a día de Pedro Sánchez, secretario general de un PSoe (obrero y español con letras pequeña, y en vía de desaparecer) que para llegar a la presidencia del Gobierno de la España-plurinacional (o taifa) pacta con los nacionalistas, como ahora lo acaba de hacer en el País Vasco, que reconoce como nación… Pues no, señor Sánchez, Euskadi nunca fue nación porque, además, hasta hace poco más de un siglo no existía ni el nombre de Euskadi, sino las Vascongadas, el País Vasco.

 

En Hispania, en la Edad Media hubo cinco reinos históricos: Asturias-León, Castilla, Navarra, Aragón y Portugal que partió del condado Portogale del reino leonés. Cataluña nunca ha sido reino, y el término nación es de la Edad Moderna porque los reinos o condados eran propiedades de estirpes nobiliarias que por conquista o vía matrimonial ensanchaban o repartían territorios, toda vez que los habitantes eran plebes al servicio de los señores. Cataluña fue (cuando aún no se llamaba Cataluña), en los inicios de la Reconquista, Marcas Hispánicas dependientes de los carolingios y del Sacro Imperio Romano y Germánico; y se afirman los condados que pasan a formar parte del Reino de Aragón; el País Vasco tampoco ha sido nación; las tierras vascas formaron parte del Reino de Castilla… y los primeros gobiernos autónomos de Cataluña y  País Vasco datan de la II República… hace ochenta y tantos años, cuando los socialistas ensayaban eso de repúblicas federales, muy en el horizonte de una URSS ibérica. Y bien caro nos está saliendo aquel invento… o aquella copia.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress