Sábado, 2 de septiembre de 2017
En el embalse de Aguilar de Campoo

La sequía hace que afloren los restos de la iglesia románica de Cenera de Zalima

[Img #27704]La localidad palentina de Cenera de Zalima quedó sepultada en los años 60 del siglo pasado cuando se construyó el embalse de Aguilar de Campoo y con ella su iglesia parroquial, un edificio románico construido entre los siglos XII y XIII, construcción que ahora, a causa de la sequía, emerge a la superficie.

 

‘Lo curioso es que no se ve habitualmente porque las aguas no bajan tanto’, dice Carmen Molinos, directora de comunicación de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, que se encarga del estudio, restauración y difusión del patrimonio románico, y ha publicado l Enciclopedia del Románico en la Península Ibérica. Para esta fundación que preside José María Pérez, Peridis, trabaja el historiador César del Valle, quien reconoce que ‘no es un hallazgo espectacular, pero es un hallazgo. Documentalmente no sabíamos que existiesen capiteles románicos. Son sencillos, de hacia el siglo XIII. No los teníamos recogidos y ahora sí’.

 

De esta iglesia se rescató una portada románica que fue instalada en una de las dependencias del castillo de Monzón de Campos. ‘Una portada que es muy bonita’, apunta Peridis. Antes de la construcción  del embalse, en 1963, se conservaba aún de la primitiva fábrica la espadaña y un conjunto de canecillos de proa de nave.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress