José Pérez-Guerra
Miércoles, 4 de octubre de 2017

Salvador Dalí ‘desheredó’ en su último testamento a la Generaliat de Cataluña

[Img #27912]En la ley de Transitoriedad aprobada, saltándose a la torera todas las normas, por el Parlamento de Cataluña, se establece que los bienes del Estado Español en comunidad pasarán a su titularidad, lo que nos hace pensar en el patrimonio transmitido por Salvador Dalí, desde sus propiedades inmobiliarias a los fondos artísticos que se sitúan en la Casa-Museo que administra una Fundación en Figueras, su ciudad natal.

 

Salvador Dalí firmó un primer testamento en 1980, y dejaba sus bienes al Estado Español y a la Generalitat de Cataluña, a partes iguales. Pero tras la muerte de su mujer, Gala, lo anula y firma un nuevo testamento ante el notario José Mª Foncillas, en el que ‘instituye heredero universal y libre de todos sus bienes, derechos y creaciones artísticas, al Estado español, con el fervoroso encargo de conservar, divulgar y proteger sus obras de arte’, lo que significa la la voluntad de dejar fuera a la Generalitat, y ello sentó muy mal a Jordi Pujol cuando, abierto el testamento, se siente desairado. ‘Nos sentimos engañados, dijo; pero no sabemos por quién’. El entonces consejero de Cultura, Joan Guitart, manifestó su ‘tristeza y decepción, porque todos esperábamos otra cosa’. Y Max Cahner, que había sido consejero de Cultura, acusa al Estado de actuar como si fuese una fuerza ‘de ocupación’, e incluso puso en duda la capacidad intelectual de Dalí para testar: ‘Dalí sabía lo que hacía, es decir, podía mantener una conversación normal durante un  cuarto de hora, aunque pusilánime era incapaz de hacer nada sin ayuda, estaba sujeto a todo tipo de presiones y coacciones’, algo así como si Dalí fuese un tontorrón. A estas críticas e insultos, el alcalde de Figueras, Mariá Lorca, respondió recordando su españolidad y el deseo de que su obra fuese destinada a su querida Patria, que era España.

 

La España que hereda sus bienes y reconociendo el amor a su tierra, administra sus propiedades y su obra en el Ampurdán que siempre le inspiró, donde trabajó y plasmó sus sueños. Pero el independentismo no solo pretende hacerse con el territorio de Cataluña y agregar otros para constituir una especie de Países Catalanes, al estilo medieval (en el Medievo las estirpes nobiliarias y la iglesia eran dueñas de las tierras y de lo que en ella había, hasta de la plebe), sino quedarse con todo lo que pueda atrapar, hasta con la herencia de Dalí de la que es titular la nación española, anulando su última voluntad… 

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress