Domingo, 15 de agosto de 2010
Santander

González Sainz y Mazarío en la Galería Siboney

[Img #3083][Img #3084]Pinturas de dos artistas crecidos en el mismo ámbito cántabro, con biografías paralelas y proyecciones culturales comunes, José Luis Mazarío y Emilio González Sainz, protagonizan la exposición del último tramo veraniego de la Galería Siboney con pinturas de mar y tierra, naturaleza captada desde cada sensibilidad con técnica precisa y tonos que dicen, pero también insinúan.

Ambos se formaron en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco, compartieron estudio en Santander junto a Raúl Reyes, y se han esforzado en pintar un mundo que comparten. Por ello hay similitud en el modelo, pero maneras distintas de interpretar, lo que enriquece esta exposición veraniega que es concordancia a la vez de contraste. La concordancia en un dibujo que señala el esquema o el esqueleto de un encuadre natural; el contraste de matices y de pulsaciones, porque cada creador tiene su personalidad, y preferencias.

Dice Jesús Marchamalo en un texto del catálogo que “A Mazarío le gustan las rocas, los fósiles, las extensiones pedregosas, mientras que a Emilio le tira más el mar, el oleaje y los acantilados, la recieza, esa línea oscura, ancha y serpenteante después de la marea, que trae a la playa, como ofrendas a un dios imaginario, caracolas y troncos, esqueletos de erizo, cabos despeluchados y, a veces, un cachalote muerto cuyos huesos se blanquean en el sepulcro blando de la arena como si fuera yeso”.

La exposición a dos, de Mazarío y Emilio González Sainz, en la Galería Siboney, se clausurará el 19 de septiembre.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress