Miércoles, 18 de agosto de 2010
Ceutí (Murcia). Prorrogada hasta el mes de enero de 2011

4 artistas en La Conservera, dentro del quinto ciclo de exposiciones

Enviar por email

[Img #3101]Creadores actuales de diversas nacionalidades comparten el interés por la música como ambientación en sus puestas en escena, planteando el espacio expositivo como lugar de animación social y encuentro colectivo. Las exposiciones funcionan como cuatro partituras musicales, utilizando ‘instrumentos’ y formatos dispares, que van del vídeo y la performance a la instalación, la escultura y el sonido, con obras de Kristoffer Ardeña, Aïda Ruilova, ‘assune vivid astro focus’, y Eduardo Balanza, en el Centro de Arte Contemporáneo Ceutí/Murcia, La Carbonera, dentro del quinto ciclo de exposiciones.

Kristoffer Ardeña (Filipinas, 1976) presenta ‘Homenage: Murcia’ proyecto producido para La Carbonera; un discurso trazado a través de la música, en concreto partiendo del himno filipino, que pone de manifiesto formas invisibles de transmisión y traducción cultural, a través de vídeos. Mientras la norteamericana Aïda Ruilova (EE.UU., 1974) proyecta sus películas, ‘Goner’ en el espacio 2A y ‘The Singles 1999-Now’ en el 2 B, con escenas donde aparece el género de terror. La parte de audio de sus vídeos tiene una función esencial en su trabajo; está configurada en torno al murmullo de frases evocadoras o repetitivas, respiración pesada, resgado de cuerdas de guitarra eléctrica o discos de vinilo restregados contra el cemento.

El colectivo nómada, ‘assume vivid astro focus’ (aquí vivimos atisbando fantasmas), celebra su primera muestra en España. Y lo hace con una impresionante instalación-construcción en forma de pirámide, a la que se puede acceder a lo más alto, casi 7.5 metros de altura, y descender por ella. La instalación cuenta con cuatro figuras hinchables tituladas “Skydancers”, bailarines del cielo, las cuales se erigen como descomunales fantasmas de sensualidad carnavalesca. Y cuarta exposición, del español Eduardo Balanza (Murcia, 1971), “Remixes. Arqueología de las pistas de baile”, trabajo articulado desde varias plataformas: luminosos, objetos como zapatos de cartón inspirados en una canción de Nancy Sinatra, y un interior a modo de minidiscoteca. A todo se suma una intervención pública, la colocación de una valla publicitaria en la autopista en la que aparece la frase “la música electrónica no tiene el monopolio de las pistas de baile”, atribuida por el artista a J. Sebastián Bach, en su espacio cedido por Pronamur.

Esta exposición en torno a la música, en La Carbonera, de Ceutí, ha sido prorrogada hasta el mes de enero de 2011.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress