José Pérez-Guerra
Miércoles, 7 de febrero de 2018

El derecho a decidir es justo solo dentro del marco de la ley

[Img #28682]El PNV quiere incluir el llamado derecho a decidir en el Estatuto Vasco a fin de contar con un instrumento útil para sus aspiraciones nacionalistas. Y se propone hacerlo aún a sabiendas de que las comunidades autónomas, como administraciones del Estado, deben gestionar sus competencias sin salirse del marco constitucional; y sus Estatutos no pueden vulnerar las leyes generales que deben regir para todos los ciudadanos, residan donde residan.

 

El derecho a decidir se ha convertido en una cantinela de esas aspiraciones políticas de partidos que buscan, en el divisionismo, oportunidades para constituir feudos donde dominar; una política que generalizando conduce a la sociedad hacia un sinsentido, porque si una Comunidad Autónoma puede decidir, ¿por qué no una provincia, un municipio, un distrito, una asociación vecinal o un individuo?. Si Cataluña puede decidir, también podrá hacerlo la provincia de Barcelona o la de Tarragona, la ciudad de Sabadell o cualquiera de sus barrios, hasta llegar a la familia o la persona.

 

Si en verdad existe un derecho a decidir, con la letra y la música que se lee y escucha continuamente (tan fuera del marco legal vigente), deberán ser los ciudadanos los que decidan si desean continuar manteniendo una clase política que, como la nobleza en otras edades, exprimen a los que antes eran plebeyos y ahora ciudadanos, pero a sablazos impositivos. O un delincuente decidir no cumplir la ley para continuar con sus fechorías. Porque, ¿dónde empieza y dónde termina el tan cacareado derecho a decidir?. 

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress