Por José Pérez-Guerra
Martes, 3 de julio de 2018

La unión genera progreso mientras el nacionalismo es pura incultura

[Img #29658]En el curso ‘Patrias, naciones y nacionalismos’ que se celebra en la Universidad de Verano de San Lorenzo de El Escorial, Mario Vargas Llosa, Manuel Valls y Fernando Sabater, han expuesto sus opiniones sobre los nacionalismos excluyentes que, desde una óptica supremacista, creen que el ‘divide y vencerás’ les favorece.

 

Para el escritor, Premio Nobel Mario Vargas Llosa, ‘el patriotismo es un sentimiento generoso mientras no se demuestre lo contrario, y no va contra nadie’, y agregó que el nacionalismo es distinto, ‘es una ideología, una religión laica que parte de un acto de fe…, y a la larga o a la corta se acaba vinculado con el racismo… el nacionalismo es el miedo a salir de la tribu’. Manuel Valls, ex Primer Ministro francés, hijo del que fuera excelente pintor, Xavier Valls, natural de Cataluña de donde pasó muy joven a Francia y vivió hasta su fallecimiento, aseguró ser un ‘patriota de España, de Francia, de Cataluña y de Barcelona’. Y citó a Romain Gary para señalar que ‘el patriotismo es el amor a los suyos, y el nacionalismo es el odio a los otros’. Mientras el filósofo Fernando Sabater abogó por la ciudadanía como punto de partida, por los valores que se construyen, no por los que vienen de raíces y de una Historia mal interpretada.

 

El progreso se ha ido generando desde el momento en que el hombre necesitó unión para procrear, para constituir un hogar y proyectar su futuro; y surge la familia, la tribu; conjuntos con demarcaciones que van ampliándose; una dinámica basada en los conocimientos que fundamentan realidades culturales, en una labor de equipo para abrir caminos al progreso social y económico. Sin embargo por intereses de todo tipo, desde los principios, hay quienes buscan sus propios feudos originando verdaderas catástrofes. El Imperio Romano cae cuando varios emperadores se disputan el poder y no logra detener el avance de los Bárbaros; el Califato de Córdoba, que alcanza el máximo esplendor en Occidente, se divide en reinos taifas y los reinos y condados cristianos, que llevan siglos para reconquistar Hispania, logran abrirse caminos hacia el sur peninsular hasta lograr acabar con el dominio musulmán... y la historia se repite porque el ‘divide y vencerás’ proporciona múltiples beneficios a los felones que, como los que ahora lucen lacitos amarillos, se inventan historias y se las creen  porque esperan obtener grandes beneficios, apoyados por una plebe muy adoctrinada desde las escuelas.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress