Sábado, 4 de agosto de 2018

Pedro Sánchez declara que no abrirá ‘ni una vía judicial más con Cataluña’

[Img #29844]El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que no abrirá ‘ni una vía judicial más con Cataluña’, porque cree que los problemas con los independentistas se deben solucionar ‘desde la política’; afirmación grave para un político que ha prometido ‘cumplir y hacer cumplir la ley’, porque es tanto como decir que la clase política, en este caso la que intenta romper la nación española, puede saltarse la Constitución Española a la torera, desobedecer a los Tribunales de Justicia, y el Gobierno central no interviene, porque cree que todo se arregla hablando, ofreciendo dinero y sonrisas; quizás porque él oKupa la Moncloa por esa vía, ya que su mandato no emana de la voluntad soberana de los españoles expresada en las urnas, sino de un toma y daca donde los independentistas esperan la necesaria contraprestación para hacer realidad la controvertida declaración de la República Catalana.

 

‘Desde la política’ se trata con el nacionalismo catalán desde hace varias décadas y eso nos ha conducido al momento actual, porque su meta no está en un entendimiento sino en ir marcando los pasos para llagar a su nación soñada, ‘los países catalanes’ que engloba el País Valenciano e Islas Baleares, más el Rosellón francés al que llaman ‘Cataluña del Norte’, cuando realmente Cataluña nunca ha tenido un Gobierno propio. Fue en la II República Española, gobernando los socialistas, cuando se establecieron cuatro Comunidades Autónoma –Cataluña, País Vasco, Galicia y Andalucía- consideradas comunidades históricas, como si Asturias, Castilla y León, Navarra o Aragón no tuvieran historia. Cataluña tuvo su primer gobierno autónomo y en cuanto pudo declaró la independencia, que fue abortada por el Ejército; el País Vasco tiene su primer gobierno al inicio de la Guerra Civil, y las autonomías de Galicia y Andalucía no llegaron a establecerse.

 

Estas realidades son ignoradas por el presidente Pedro Sánchez que recibe en La Moncloa al presidente de la Generalitat Kin Torra adornado con ese lacito amarillo en la solapa que señala a España como un país totalitario, que encarcela a los políticos por sus ideas; propaganda absurda porque los procesos y encarcelamientos obedecen a hechos consumados… y eso queda reflejado en el cartelito de ‘República Catalana’ que figura en el chalet de Puigdemont, en Bélgica. Si se encarcelase por las ideas, en el Congreso de los Diputados no actuaría los políticos independentistas que con maneras ‘rufianescas’ convierten la sede de la soberanía nacional en un patio de comedias. ¿Es que estos están sueltos por tener bula?.....    

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress