Jaime Pérez-Guerra
Miércoles, 12 de septiembre de 2018

España: la necesidad de un relato, la necesidad de un proyecto

[Img #30042]La playa de Streedagh, muy cerca del municipio de Mullaghmore, en Sligo County, al noroeste de Irlanda no es muy conocida en nuestro país. Pero en esa plaza, hará 430 años el próximo 26 de septiembre tres navíos españoles, el Lavia, el Juliana y el Santa María se fueron a pique en medio de una tormenta con olas de más de nueve metros. Los ingleses remataron en tierra a unos 150 marinos supervivientes, y los pocos que salvaron la vida se los debieron a los habitantes del pueblo cercano de Mullaghmore.

 

Otro episodio más de la fallida intentona de la Armada Invencible de someter a Inglaterra. Sin embargo, en este caso, 430 años después, los habitantes de estas tierras siguen recordando aquel episodio. Los irlandeses, país católico, tenían la esperanza de que la Armada les liberase del yugo inglés, pero no pudo ser.

 

Como cada año, en la playa de Streedagh se dibujan 1.100 cruces en recuerdo y como homenaje a los fallecidos. Las Armada participa en este homenaje, al igual que la Marina Irlandesa. No dejen de ver estos videos para darse idea del acto: http://www.outono.net/elentir/2017/09/28/emocionante-asi-honran-en-irlanda-a-los-caidos-de-la-gran-armada-espanola/

 

Como español me emociona el respeto a los caídos extranjeros, el respeto a las tradiciones, y como español me duele esa misma falta de respeto y de tradición de nuestra propia historia, una de las más apasionantes del planeta, en nuestro propio país.

 

Mientras que en Estados Unidos se empiezan a recuperar las raíces hispanas, y se empieza a reconocer la importancia que tuvo España en la formación de los Estados Unidos, en nuestro país tenemos una crisis de identidad tremenda en buena parte de la población, y estamos sufriendo un ataque sin precedentes a la nación española.

 

Mientras los judíos sefarditas llevan años soñando con volver a su Sefarad soñada, los árabes siguen recordando Al Andalus como el paraíso, y los filipinos siguen celebrando las gestas españolas en su tierra, en España tenemos un golpe de estado orquestado desde las instituciones catalanas, apoyado por ciertos sectores en el País Vasco, y que está recibiendo una respuesta más bien tibia por parte del ejecutivo en Madrid. Esto es muy grave.

 

¿Que tiene España que no se sabe vender a los españoles?. La pregunta es compleja de responder, pero creo que hay al menos una razón básica para que ocurra esto. Desde el restablecimiento de la democracia en 1978, España como nación fue dejando de tener un relato propio en favor de las comunidades autónomas. No se ha esbozado un proyecto España en muchos años. ¿Que queremos ser como nación en un plazo de 15 o 25 años?. ¿Que debemos hacer para llegar a ello?. No hay un proyecto ilusionante.

 

En nuestros planes de educación se ha perdido en muchos casos el concepto de España, para ser sustituido por el de la comunidad autónoma de turno. En definitiva, en 40 años hemos logrado desdibujar una de las naciones más antiguas de Europa. La ignorancia de un pasado al que pocas naciones se pueden comparar, y la falta de un futuro ilusionante están teniendo efectos devastadores.

 

Tanto es así que un relato inventado, apoyado en falsedades históricas increíbles, y en promesas imposibles de una arcadia paradisiaca, ha generado un problema sin precedentes y de muy difícil solución en Cataluña. ¿De verdad podemos creer que esto hubiese pasado de habernos preocupado en mantener viva nuestra historia y de haber generado un proyecto ilusionante para toda la nación?

 

Estados Unidos ha construido una completa mitología alrededor de la Conquista del Oeste, con miles de películas, libros, personajes, que han borrado la parte más negra de esa historia, como fue el exterminio de los pueblos indios. Un puro ejercicio de propaganda nacional, necesario para aglutinar los millones de emigrantes que han construido la que sigue siendo la nación más poderosa del mundo.

 

Que hemos hecho nosotros con 800 años de reconquista, con todo el descubrimiento de América y nuestra época de exploraciones, que nos llevó hasta los más recónditos rincones del planeta… Solo un ejemplo. Todavía me acuerdo con nostalgia y mucho cariño de las aventuras de Curro Jiménez, o de Don Diego de Acevedo. España necesita recordar a sus habitantes de donde vienen, y sobre todo los españoles necesitan de un proyecto para construir la España del Siglo XXI que se merecen.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress