José Pérez-Guerra
Sábado, 10 de noviembre de 2018

Los nacionalismos llevarán a España a una situación babélica

[Img #30336]El gobierno de Pedro Sánchez prepara una reforma del actual ley de Educación, la LOMCE, conocida como Ley Wert, para volver a la LOE, Ley Orgánica de Educación, aprobada en 2006 durante el Gobierno de Zapatero, suprimiendo la regulación de las lenguas cooficiales para que éstas quedan bajo la competencia de las comunidades autónomas; lo que significa dejar la enseñanza del español en manos de nacionalistas e independentistas que, desde hace bastantes décadas, tratan de ‘desterrar’ el idioma sin que los sucesivos gobiernos de España, tanto socialistas como populares, hayan cumplido los mandatos de la Constitución que juraron defender.

 

En el artículo 3 de la Constitución, aprobada en referéndum por la mayoría de los españoles, hace ahora 40 años, dice: ‘El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en sus respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus estatutos. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección’.

 

Pero ciertas comunidades autónomas, que son parte del Estado, tratan de desterrar de sus territorios el idioma común de todos españoles y para ello recurren a la enseñanza donde es un proscrito, algo así como lengua ‘invasora’; porque el objetivo del nacionalismo independentista es que España sea una entelequia de forasteros, una especie de taifado babélico; y se esfuerzan por conseguirlo mientras el Gobierno español no hace nada para acabar con este grave problema.

 

Con esta política descerebrada se perjudica a los habitantes de estos territorios, especialmente a los niños que en el futuro deberán entenderse en un mundo cada vez más interrelacionado. Porque el idioma español es la segunda lengua materna del mundo con 550 millones de hablantes, tras el chino mandarín; segunda lengua de comunicación internacional, también en la Red, tras el inglés; y segunda en la Red, tanto por el número de usuarios como por página web, según la obra ‘El valor económico del español’, codirigido por los profesores García Delgado y Juan Carlos Jiménez, editada por Fundación Telefónica.

 

Se odia al español porque une, y la solución a esa incultura no puede llegar dejando que las comunidades independentistas sigan sus políticas babélicas, sino en hacer cumplir el mandato constitucional, y para ello lo mejor solución es que la enseñanza sea de responsabilidad estatal, no parcelarla como hasta ahora. Un idioma oficial y además de (o sea junto al español) las otras lenguas españolas en sus territorios, para así proteger las hablas territoriales que son valores patrimoniales… Pero por lo que se ve esto no se tendrá en cuenta en la modificación de la LOMCE que prepara el gobierno interino de Pedro Sánchez… porque la Moncloa ‘bien vale una LOE actualizada’.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress